La UCR pide cambios urgentes en el Consejo de la Magistratura

El jefe del bloque de senadores de la Unión Cívica Radical (UCR), el mendocino Ernesto Sanz, consideró ayer de "absoluta prioridad" una reforma del Consejo de la Magistratura.
Sanz, integrante de ese organismo en representación del Senado, sostuvo que la reforma realizada por el kirchnerismo en el Consejo de la Magistratura "trajo un predominio del oficialismo, que tuvo poder de veto en la selección y destitución de jueces".

Más enérgico que Sanz, aunque sin hacer nombres, el titular de la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional (AMFJN), Ricardo Recondo, denunció que "se usó el Consejo para perseguir a los jueces".

"El oficialismo tiene la mayoría para decidir a quién se nombra y a quién no", expresó Recondo en referencia a la última reforma que le dio más poder sobre el organismo al gobierno de turno.

El senador Sanz, reelecto en la última elección por amplio margen en la provincia de Mendoza, dijo esperar que "ahora que el Gobierno no tiene poder, se le animen algunos jueces". Aunque criticó que "al poder no se lo investigue cuando tiene poder y cuando deja de tenerlo aparezcan desfilando por los tribunales los funcionarios".

En ese sentido recordó una vieja denuncia planteada por la UCR contra el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, que "tiene cajoneada (el juez, Rodolfo) Canicoba Corral", denunció. "Medio Código Penal está metido en esa causa", agregó.

"Este Gobierno tiene concentradas todas las sospechas y todas las denuncias sobre algunos funcionarios, no todos", sostuvo el jefe de los senadores de la UCR. Como excepción, Sanz mencionó a su colega oficialista Daniel Filmus, quien "fue ministro de Educación durante cinco años y nunca tuvo una denuncia", destacó.

La reforma al Consejo de la Magistratura es una de las coincidencias que tienen los partidos opositores para la agenda del Congreso que asumirá en diciembre. De hecho, los cambios que introdujo el kirchnerismo logró unir a la oposición en 2005 y 2006.

Comentá la nota