UTA pide se analice en profundidad el cambio del sistema de pago del boleto

Para el gremio, es claro que el actual sistema de pago del boleto a través de tarjetas magnéticas "está agotado", por lo que habría que comenzar a buscar nuevas alternativas.
El secretario general de la UTA local, Daniel Domínguez, planteó ayer cuál es su postura en relación a la posible instalación de monederas a bordo de los colectivos ante los miembros de la comisión de Transporte y Tránsito del Concejo. Para el gremialista, es claro que el actual sistema de pago del boleto a través de tarjetas magnéticas "está agotado", por lo que habría que comenzar a buscar nuevas alternativas. Pero no tomó un claro partido por las monederas. Según dijo, antes de adoptar una decisión, habría que crear una comisión que analice el tema durante 30 días, para no dejar de lado ninguna posibilidad. La opinión de Dominguez fue decisiva para que los concejales decidieran ponerle freno al tratamiento del expediente que semanas atrás había iniciado la Ametap -la cámara que nuclea a las empresas de micros- mediante el cual, se solicitó la incorporación simultánea de monederas y de tarjetas por aproximación como nuevos medios de pago del boleto de colectivos. Los ediles no descartaban la posibilidad de tomar una decisión ayer mismo. Pero la postura del máximo referente de la UTA local provocó que decidieran tomarse más tiempo. Dominguez no habló ni en contra ni a favor de las monederas, pero advirtió que existen "pícaros" que están en contra de este sistema, quienes sin demasiados fundamentos, lo vinculan directamente con la inseguridad. El gremialista hizo saber que tiene dudas al respecto, por lo que consideró que la mejor salida consistiría en crear una comisión que evalúe durante un mes el tema para tomar la mejor decisión. Tal vez, la definición más clara de Domínguez fue la relacionada con el actual sistema de pago del boleto. Para él "está agotado" ya que luego de más de una década de uso, las máquinas que se encuentran a bordo de los colectivos sufren numerosas fallas y aseguró que actualmente las empresas dedican una gran cantidad de recursos a su mantenimiento y reparación. Según Domínguez, existen riesgos concretos de que tarde o temprano, el sistema "colapse" por lo que se hace necesario reemplazarlo. Además de proponer la creación de una comisión que evalúe el tema -compuesta por concejales, empresarios, la UTA y técnicos, sugirió- planteó la posibilidad de efectuar una prueba piloto, para evaluar el funcionamiento de las monederas. Concretamente propuso instalar máquinas a bordo de 10 unidades de la línea 581 para analizar la reacción de los usuarios. "Esta línea compite con la 221 que funciona con monederas por la costa y a la vez, circula por los barrios así que también podremos hacer una evaluación acerca de la seguridad", señaló. Además, la comisión recibió ayer al secretario general de la Asociación Bancaria, Fernando Cuesta, quien se refirió las implicancias de utilizar monedas en cualquier actividad de manera intensiva, advirtiendo que habrá que afrontar un alto costo para contratar servicios de transporte de caudales.

Comentá la nota