"En Picún fallaron el partido y el gobierno"

NEUQUÉN (AN) - "Fallaron el partido y el gobierno, fueron responsabilidades compartidas", dijo ayer Carlos Casteblanco, el nuevo intendente de Picún Leufú, cuando fue consultado sobre por qué el conflicto entre el destituido intendente Facundo Suárez y el Deliberante tuvo el traumático desenlace para el MPN.
Casteblanco fue confirmado al frente del Ejecutivo por el Deliberante en la misma resolución de destitución de Suárez, cargo que ejercía interinamente desde hacía tres meses. Ahora comanda el proceso de normalización con el llamado a elecciones para elegir un nuevo jefe comunal.

El nuevo intendente comentó que desde hacía mucho tiempo, junto a otros concejales del MPN, venían planteando tanto a las autoridades del gobierno como del partido las irregularidades que habían detectado en la gestión comandada por Suárez.

"Pero no hubo una reacción acorde a la gravedad y el proceso de destitución fue inevitable. No obstante creo que la experiencia deberá servir para que se haga un análisis profundo y se tomen las decisiones necesarias", señaló apuntando a la intimidad partidaria.

Dijo que pese a que en la localidad "hay un ambiente adverso al MPN, porque la oposición podría unirse, confío que el MPN sabrá reencaminar las cosas, ganar la elección y mantener el gobierno".

Puso una luz de alerta porque "deberá tenerse en cuenta que Suárez es el presidente de la seccional partidaria y conserva un sector que lo apoya. En el partido tendrá que evaluar que más de una vez hemos perdido terreno por disputas entre nosotros".

La actitud de Casteblanco no parece tener su correlato en el gobierno que comanda Jorge Sapag. Cuando se le preguntó a una fuente oficial si admitían que la situación de Picún se les había escapado de las manos dijo que "no tanto, el control del intendente lo hace el Deliberante, como lo hizo. Los concejales son los que monitorean al Ejecutivo".

A Suárez lo destituyeron por mal desempeño de sus funciones y no justificar gastos.

Comentá la nota