Pico Truncado: Despues de 50 dias llegaron aun acuerdo con ATE

Luego del acuerdo entre el Ejecutivo municipal de Pico Truncado y los trabajadores comunales afiliados a ATE, ayer en el edificio central de a poco se volvía a la normalidad, luego de más de 40 días de huelga que incluyeron piquetes en las rutas de ingreso. Al final, los manifestantes aceptaron la contrapropuesta del gabinete comunal de una suma fija por dos meses que se distribuirá desde el Fondo de Emergencia que resulte del aporte durante cinco meses de los ediles y cargos políticos del Concejo Deliberante que se quitaron un 15 por ciento de sus dietas.
Tampoco habrá descuento de los días caídos por el paro, pero los huelguistas los tendrán que devolver con trabajo y se les pagará de manera "pelada" como se dice allí; es decir sin los adicionales por productividad, presentismo, ni refrigerio.

Pero, para deslindar responsabilidades, los miembros del Ejecutivo ingresaron cerca del mediodía, junto a una escribana pública, a los lugares que habían sido tomados por los manifestantes durante las jornadas de protesta. De esta forma, hicieron una evaluación de los lugares donde están el depósito y oficinas de las áreas de obras y servicios públicos, más el edificio de administración central.

EVALUACIONES

El secretario de Gobierno, Miguel Farías, comentó ayer a Diario Patagónico que, por ahora, "se hizo una evaluación de la situación edilicia" y si se observan daños que hayan realizado los manifestantes, "se pedirá un resarcimiento económico" al gremio ATE.

Al contemplar las diferentes instalaciones, se pudo reparar en algunos menoscabos a aberturas, pisos, pintura, vidrios. En cuanto al parque automotor estatal, a simple vista los funcionarios comentaron que hay averías en chapa y pintura, tanto de la flota liviana como de los camiones, en neumáticos, parabrisas y hasta algunas roturas mecánicas.

Se sacaron fotografías "y en función de todo ello se hará una cuantificación de las pérdidas y se pedirá el resarcimiento", dijo Farías.

Por otra parte, el secretario municipal quiso aclarar que en el acuerdo "no hubo aumento salarial", sino el compromiso de otorgar ese monto fijo en un bimestre y "por única vez", a través del Fondo de los concejales (cerca de 21 mil pesos por mes).

Los gremialistas pidieron que esa suma se les dé sólo a los que se plegaron al paro durante 47 días. Para ello, el sindicato debe presentar una lista.

Este acuerdo fue certificado por la delegación local de la Secretaría de Trabajo de la Provincia.

El fundamento del acuerdo, sostuvieron fuentes oficiales, "se basa en priorizar el sostenimiento de las familias de los trabajadores, ya que en esta oportunidad se iba a descontar el mes completo y la decisión del intendente Osvaldo Maimó fue un descuento parcial".

Los negociadores de este pacto fueron Oscar Cocha y David Estere, por parte de ATE, mientras que el Ejecutivo estuvo representado por Farías y el secretario de Gabinete, Gustavo Alvarez.

Por otra parte, se decidió incrementar las asignaciones familiares en un 103 por ciento, que es lo mismo que equipararlas con lo que Nación paga. Así, ejemplificaron, un adicional por hijo aumentará de 144 pesos a 291 pesos.

Cabe recordar que la postura inicial de ATE era un férreo reclamo de aumento del 30 por ciento al sueldo básico.

Comentá la nota