Pico: el amplio triunfo de Verna hundió esperanzas del Frepam.

La principal fuerza de la oposición estuvo cerca de ganar la provincia, pero el pobre desempeño electoral en la segunda ciudad de La Pampa resultó un lastre.
La ciudad que terminó siendo el salvavidas de la elección del oficialismo, también fue la que hundió las esperanzas del Frente Pampeano (Frepam) de alzarse con un triunfo en la provincia y dar el zarpazo político. El pobre desempeño electoral en General Pico, quedando a más de 20 puntos del justicialismo, ya despertó críticas paredes adentro del radicalismo local.

Las cifras finales terminaron por empalidecer el desempeño provincial del Frepam, que no pudo mejorar en la ciudad norteña la elección anterior, a pesar del ventarrón de cambio que sacudió al país.

La mayor responsabilidad la tenía en sus espaldas el ahora diputado electo Ulises Forte que aún con las urnas calientes salió a jugar la interna partidaria para alinearse junto al intendente de Santa Rosa, Francisco Torroba. De su desempeño electoral ni una palabra.

El primer mandamiento de un candidato, "ganarás en tu pueblo o en tu ciudad", no se cumplió en el caso del hombre de la Federación Agraria. Aún asumiendo que su tarea política en su localidad era de difícil pronóstico, por la fortaleza del aparato del vernismo y el histórico voto hacia el PJ, su campaña nunca alcanzó volumen y no pudo articular un "escenario de paridad" con el oficialismo. Las cifras de las mesas ubicadas en los distintos lugares de votación fueron lapidarias a favor del PJ que dobló en votos al Frepam. Además, los cómputos del escrutinio provisorio se asemejaron a la elección de 2007, cuando Juan Carlos Passo disputó la intendencia con Jorge Tebes.

Kroneberger.

Para sumar desasosiego, un sector interno del radicalismo piquense se mostró esquivo y perezoso al momento de colaborar en la campaña electoral. La eyección del actual diputado nacional Daniel Kroneberger de la lista para alcanzar un acuerdo interno, dejó a muchas radicales dolidos en General Pico y la zona norte. Inclusive, uno de los dirigentes históricos aseguró ayer a este diario que "con Daniel (Kroneberger) se mejoraba la elección en Pico y otros pueblos y estaríamos festejando un triunfo".

La salida de Kroneberger de la nómina de diputados nunca se terminó de digerir y generó debilidades en el centenario partido. Consultada una fuente partidaria admitió que la candidatura de Forte no fue lo suficiente extensa en General Pico y que le faltó fuerza. "Las apariciones televisivas nacionales pueden ayudar a difundir caras. Pero es más importante la presencia cotidiana en la ciudad para asegurar el sentido de pertenencia en el lugar que uno vive", dijo la fuente en alusión a la tendencia de Forte de viajar en forma continua a Buenos Aires para participar en programas televisivos. "Nos faltó caminar más la calle", agregó.

Además, Forte tenía por rival directo a la ministra de Bienestar Social, Cristina Regazzolli, una mujer que jamás pisó la ciudad para hacer campaña y que se mostraba vulnerable en lo electoral, en comparación de Carlos Verna. La presunta debilidad parece no haber sido explotada lo suficiente.

"Acá hay errores compartidos. Desde la imposición de un candidato hasta los que no trabajaron. Pero esta situación interna la tenemos desde hace años y nada se hizo para revertirla", dijo el vocero. Para algunos observadores, la ausencia de un cierre de campaña y entregarle las calles de Pico a dos expresiones del justicialismo terminó de coronar una serie de decisiones errantes en la marcha de la campaña.

Comentá la nota