Pichetto-Soria: viaje rápido y sin frenos al 2011

Las pujas por la candidatura, cada vez más visibles. La derrota de 2007 generó ayer una nueva polémica.
Los tiempos se aceleran vertiginosamente en el peronismo rionegrino.

Las aspiraciones de Carlos Soria y Miguel Pichetto para quedarse con la candidatura a gobernador en el 2011 conducen al partido hacia un escenario frágil, donde cada palabra e interpretación posterior emergen como posibles desencadenantes de nuevas divisiones.

El senador ratificó ayer que está dispuesto a participar de una interna para volver a representar al PJ en las elecciones generales.

"Hubiera dado la vida para ser gobernador de la provincia de Río Negro", dijo ayer durante una entrevista con Radio Noticias, de Viedma.

También opinó que el violento congreso realizado en la capital, en el que el actual legislador Martín Soria agredió al dirigente roquense Rodolfo Ponce de León, marcó el inicio del camino hacia la derrota en las urnas.

"Hay que ser creativos, no podemos caer en procesos de agresión que nos van a afianzar en el camino de la pérdida de crédito de la sociedad", agregó el jefe del bloque oficialista en la cámara alta del Congreso.

Un medido comunicado del legislador Soria marcó la respuesta ayer por la tarde.

"Por el respeto que me merece el senador que más ha trabajado por los rionegrinos y por el fuerte aprecio personal que desde muy chico siento por Miguel, lamento profundamente que crea que perdimos las elecciones de mayo del 2007 por las vicisitudes del congreso partidario celebrado en marzo de aquel año. Antes bien, creo que deberíamos preguntarnos cómo pensábamos ganar acompañados de algunos personajes que sólo nos alejaban del electorado", expresó.

Palabra de Durán Barba

El intendente de Roca dialogó anoche con este diario y sostuvo que a Pichetto "no lo ninguneo, lo único que le tiro son flores y lo tengo muy en cuenta".

La frase llevaba implícita la ratificación de su candidatura y la propuesta para que Pichetto -si renuncia a la banca que tiene asegurada hasta el 2013- lo acompañe en la fórmula o acepte ocupar un lugar destacado en el eventual equipo de gobierno justicialista.

No es noticia la confirmación del interés de Soria por la gobernación. Sí son novedosos los últimos pasos que dio para instalar más su figura en toda la provincia.

Días atrás el intendente se reunió con Jaime Durán Barba, el consultor que asesoró a Mauricio Macri y ratificó su "chapa" con el triunfo de Francisco De Narváez contra Néstor Kirchner.

El presidente del PJ rionegrino dice que todavía no tiene plata para contratarlo, pero que unos pocos minutos de charla con el ecuatoriano le sirvieron para saber que "llegó el tiempo de doblar todas las apuestas".

"Si todos me conocen a mí, si todos dicen cómo soy yo, ahora hay que salir a mostrar cómo son ellos: con nombre apellido, foto y domicilio", resumió.

Soria confirmó que no estará el próximo viernes en Guardia Mitre, donde intendentes del PJ y Pichetto analizarán cómo será la relación con el gobierno provincial en el futuro inmediato.

"Yo no necesito hablar con el gobernador. Lo único que necesito es que me mande la plata que me corresponde. Y no es cierto que dije que íbamos partir la provincia en 17 pedazos. Simplemente hablé de los reclamos que vamos a encabezar cada intendente, no la gente de los pueblos, en las rutas de la provincia si siguen sin pagarnos lo que es nuestro", concluyó.

Comentá la nota