Piccinini dijo que el gobierno atraviesa una situación "muy compleja y muy difícil", y que si hay campaña de desestabilización se tiene que denunciar en la justicia

La defensora del Pueblo, Ana Piccinini, afirmó que “me parece una cuestión muy inmadura, pequeña, estar controlando lo que hablo yo en las reuniones con mis amigos, con mis compañeros, con mis afectos”, en relación a quienes le adjudicaron desde el gobierno haber dicho que el actual mandatario “no llega al 2011”.
No obstante, señaló que “creo que este gobierno está en una situación muy compleja y muy difícil”. Dijo además en diálogo con la agencia APP que si se cree que hay una campaña de desestabilización “lo que debió haber hecho el gobernador es hacer una denuncia ante los tribunales correspondientes”. Ratificó que la Defensoría del pueblo cumple “con lo que dice la constitución y con lo que dice la ley con un apego total y absoluto” y enfatizó que “estoy en contra de aquellas personas que pretenden enriquecerse a través de la función pública, que usan al Estado para enriquecerse, que acomodan a sus hombres de paja, a sus personeros, para sacar ventaja sobre el resto de los ciudadanos”. Ironizó que “no tomó café como lo hace activamente el primer mandatario”.

Señaló Piccinini ante los dichos del gobernador Saiz sobre una campaña de desestabilización de su gobierno que “a mí me parece que lo que debió haber hecho el gobernador es hacer una denuncia ante los tribunales correspondientes, como se lo aconsejó el intendente de General Roca, que me pareció muy atinado, es decir, una cuestión de tanta gravedad de tipo institucional, de tan profunda gravedad, como un complot o un plan o una estrategia llevada adelante para desestabilizar al gobierno, para que el gobernador se vaya, me parece que es de un calibre, de una magnitud, que merece que intervenga la justicia. Pero no lo hizo”.

Agregó que “desde que nosotros empezamos a trabajar hace dos años en la Defensoría del Pueblo, desde que el organismo está conducido por quien habla, lo único que ha hecho el organismo es controlar. Lo único que ha hecho es cumplir con lo que dice la constitución y con lo que dice la ley con un apego total y absoluto”.

Dijo a la agencia APP que “yo estoy total y absolutamente tranquila”, explicitando que “el nudo gordiano es la transparencia de los actos de gobierno, la honestidad, la ética, y todas estas cosas que los ciudadanos tienen derecho a exigirnos a aquellas personas que elegimos la función pública como una manera para vivir”.

Enfatizó que “estoy en contra de aquellas personas que pretenden enriquecerse a través de la función pública, que usan al Estado para enriquecerse, que acomodan a sus hombres de paja, a sus personeros, para sacar ventaja sobre el resto de los ciudadanos. Y usan al Estado como una herramienta, no de transformación para que el resto viva mejor, para que los que no están bien estén mejor, sino para enriquecerse y para vivir mejor este funcionario y su familia”.

Al consultársele si es verdad que dijo en una cena con exlegisladores que el gobernador Miguel Saiz no llega al 2011, respondió que “me parece una cuestión muy inmadura, pequeña, estar controlando lo que hablo yo en las reuniones con mis amigos, con mis compañeros, con mis afectos. Voy a pocas reuniones sociales, no voy a las confiterías, no tomó café como lo hace activamente el primer mandatario. Creo que debe haber sido la primera reunión que tengo en el año con amigos y que comparto un asado en Viedma con un grupo de amigos. No sé si fue la única durante el año. Y uno dice cosas”.

Explicitó en este sentido que “creo que este gobierno está en una situación muy compleja y muy difícil. Hasta creo que se puede llegar a complicar el ímpetu o las ganas que puede tener aquel que ocupa el cargo para seguir adelante con el cargo. Porque para estar en un cargo público hay que tener aptitud, lo que significa estar en un buen estado físico, acostarse muy temprano y trabajar, trabajar y trabajar, porque sino no se pueden dar respuestas”.

Afirmó que “uno tiene que estar concentrado en el otro, entonces, si uno está mal, si uno está temeroso, si uno está permanentemente dando explicaciones, si uno está permanentemente sin tomar decisiones, sin afrontar, si uno está mal, incluso anímicamente, entonces no está en aptitud para poder solucionar el problema del otro”.

“Y yo lo que veo en este gobierno es que no hay respuestas, que las respuestas son equivocadas, permanentemente”, subrayó. (APP)

Comentá la nota