Piccinini denunció a Otero y a Sartor por coacción

Las cámaras ocultas que el ex director de Empleo y uno de los tres procesados por la causa de los PER, Gustavo Otero, presentó ante la Justicia semanas atrás y que fueron entregadas a la prensa, formarían parte de una acción intimidatoria hacia la defensora del Pueblo, Ana Piccinini.
Así lo consideró la funcionaria, que ayer por la mañana amplió su denuncia inicial contra Otero por el presunto delito de amenazas e incorporó en su acusación por presunta coacción agravada al legislador Daniel Sartor, quien aparece en una de las filmaciones que se difundieron públicamente.

La denuncia de Piccinini fue radicada después de que el ex funcionario de la Secretaría de Trabajo irrumpiera en una conferencia de prensa y la insultara, acusándola de "chorra y delincuente". Esa presentación fue ampliada ayer, con el aporte de filmaciones y la transcripción de los diálogos que en esos videos mantuvo el propio Otero con un cercano colaborador de Piccinini en la Defensoría, por un lado, y el legislador Sartor y el ex chofer de la funcionaria, Mario Prieto, por otro.

Piccinini dejó sentado por escrito en el Juzgado N°2, a cargo de Carlos Reussi, que en los primeros días de agosto recibió en forma anónima los videos en su domicilio, lo que consideró como una advertencia con doble objeto. Indicó que "se me expresó el ultimátum para que haga -en el caso de Otero- o deje de hacer -en el caso de Sartor- acciones conducentes en ejercicio de mi función, respectivamente para beneficiar a los procesados ... o para dejar de hacer, de controlar o de denunciar".

En la transcripción del video que Otero filmó a Daniel González -colaborador de la defensora- aportada por Piccinini a la Justicia, aparece Otero afirmando que "yo tengo códigos y no quiero hacer... la ampliación va a hacer un caos. Flavor´s va a quedar chiquito. La única que nos puede dar una mano es Any; Any con la hermana -aclara-. Nosotros el viernes presentamos todo, el que avisa no traiciona".

Además le pregunta a González: "¿vos estás dispuesto o Any Piccinini a dar un mano, sí o no?. Lleguemos a un arreglo". En otra parte asegura que "está el Gobierno presionando para que presente ... va a ser una presentación muy jodida. Nosotros queremos saber, charlar de qué forma podemos negociar, a ver si Any nos puede dar una mano... Hablar con la hermana, con el juez, no sé, ver de qué manera podemos salir rasguñados, tenemos el barco hundido, pero por lo menos poder seguir caminando".

Piccinini expresó al juez que "el accionar de Otero está dirigido a obtener alguna decisión de mi parte en sentido de interceder o influir sobre la persona de la Procuradora General -Liliana Piccinini, hermana de la denunciante- a fin de que la situación procesal de Gustavo Otero se viera aliviada".

La campaña de amedrentamiento, según la defensora, se materializaría en forma directa por Otero, pero con la sospecha de que serían más los coautores, partícipes y/o cómplices. Involucra, en ese orden, al legislador Daniel Sartor. Pide al juez que se les imputen los artículos 149 bis y ter del CP (amenazas y coacciones) agravados, que tienen pena de 5 a 10 años de prisión para quien profiriere amenazas que tuvieran como propósito la obtención de alguna medida o concesión por parte de cualquier miembro de los poderes públicos.

Comentá la nota