Peugeot frena el proyecto para fabricar el 308 en el país

La automotriz había negociado apoyo financiero de parte del Gobierno.
El proyecto para comenzar a producir el Peugeot 308 en la Argentina está frenado. Iba a ser anunciado antes de las elecciones del 28 de junio, tal como ocurrió con una inversión de su competidora General Motors. Peugeot había negociado el apoyo financiero del Gobierno, a través de la ANSeS, que se había comprometido a suscribir entre 70 y 80 millones de pesos de un bono de $ 200 millones.

Sin embargo, la propia automotriz habría sido la que puso pausa al proyecto. La decisión sería esperar una reactivación firme del mercado externo, antes de tirarse a la pileta con una inversión cuya posibilidad de repago ¿y la garantía para los potenciales suscriptores del bono¿ estaba fuertemente atada a las exportaciones.

"No hay novedades por el momento", es lo único que repiten hace más de un mes (antes aun de las elecciones) en la planta de El Palomar. Además del Peugeot 308, el proyecto involucraba la producción de la nueva versión del utilitario Citroën Berlingo.

De hecho, en una de las enormes naves de producción de la planta de El Palomar, hay espacio de unos 20 metros por lado, protegido por una tapia de aspecto provisorio. No se ve lo que hay dentro, pero para los operarios de la planta no es ningún secreto. "Ahí están los primeros 308", aseguraban el 3 de junio, durante una visita proselitista que hizo ese día Néstor Kirchner.

Peugeot-Citroën es una de las principales productoras de vehículos del país: fabrica los Peugeot 307 y algunas versiones de los 206, 207 y el utilitario Partner. Con la marca Citroën, produce los modelos C4 y Berlingo. Tanto el C4 como el 307 se exportaban en más de un 60% hasta octubre pasado, cuando la crisis financiera internacional impactó de lleno en las ventas automotrices al exterior. Peugeot debió cancelar su tercer turno de producción, que había abierto menos de un año antes, y suspendió en forma rotativa a 1.100 operarios. El Ministerio de Trabajo, aportó un subsidio de 600 pesos por trabajador suspendido.

Comentá la nota