Petroleros salen en libertad pero testimonios los complican

Los efectivos policiales de la localidad de 25 de mayo declararon ante al juez que vieron como Ariel Quiroga era arrojado por dos petroleros al canal.
Mientras los 14 trabajadores petroleros recuperaban este viernes la libertad, se conocía el mismo día que dos policías declararon ante la justicia que vieron aquel fatídico jueves 20 de noviembre a dos sujetos arrojar al dirigente de la Uocra, Ariel Quiroga al canal, hecho que finalmente derivó en la muerte del sindicalista.

A Quiroga “lo iban corriendo a piedrazas; le dieron en la espalda, se arrodilló al recibir el golpe y dos personas lo tiraron al canal”. Esas palabras, más o menos, habrían sido las que utilizó un policía de la localidad pampeana de 25 de Mayo ante el juez Manuel Álvarez para relatar cómo se habrían producido los acontecimientos que en la mañana del jueves concluyeron con la muerte del sindicalista de la Uocra en el canal del Puente Dique.

El juez Álvarez determinó la excarcelación de los 14 detenidos y mantiene la carátula de la causa “homicidio en riña” aunque aclararon que se mantienen las investigaciones y no se descarta la realización de una nueva autopsia del cadáver de Quiroga.

El efectivo policial, presente cuando se produjo el incidente no sólo contó cómo fue la caída de Quiroga al agua, sino que además graficó con ademanes cómo sufrió el golpe y en la posición en que habría quedado hasta que dos de los sujetos que lo perseguían -uno de ellos “con el pelo largo” y recogido con un colero- lo empujaron al canal.

La fuerte correntada hizo el resto y a pesar que un policía habría pretendido ayudarlo no pudo hacerlo. Horas más tarde el cuerpo del infortunado gremialista, de 37 años y padre de tres hijos, iba a ser encontrado sin vida.

Ayer el apoderado judicial de la UOCRA a nivel nacional, el abogado José Cordero, quien estuvo presente en las declaraciones que los testigos prestaron ante el juzgado de General Acha, se negó a brindar cualquier tipo de declaración porque la causa estaba en período de investigación.

Según informó este sábado el diario pampeano La Arena, se pudo conocer que los testimonios de por lo menos dos de los cuatro policías que declararon -y que habían estado en las inmediaciones cuando se produjo la agresión- habrían coincidido en que “no hubo riña”.Cuando Quiroga y Sergio Vázquez -el otro sindicalista que también resultó golpeado- estaban hablando con algunos trabajadores “llegaron unas seis o siete camionetas. Tres de ellas primero, de las que se bajaron algunos sujetos que en forma sorpresiva se abalanzaron contra los que estaban reunidos y las emprendieron a golpes”.

“No hubo diálogo, ni intimación, ni amenazas, sino que simplemente llegaron y golpearon”, dicen que relató un policía en el juzgado. Un testigo (habría sido Sergio Vázquez) relató que llegó una camioneta verde y desde adentro una persona que identificó como Pérez les habría indicado a los agresores a quienes tenían que golpear: al propio Vázquez y a Ariel Quiroga.Señala el diario que “los policías que estaban a pocos metros, en una camioneta patrullero dos de ellos, y los otros dos en el destacamento ubicado a pocos metros habrían observado que se bajaron de las camionetas y empezaron a los golpes”.Si bien un testigo señaló que “no hubo palos o fierros, pero sí patadas y puñetazos”, un policía afirmó que uno de los manifestantes que bajó de una camioneta portaba un fierro de más de un metro con el que golpeó el espejo retrovisor de la camioneta-patrullero, al que posteriormente aquel colocó en la caja del vehículo.Dos agentes coincidieron en que a Quiroga y Vázquez los corrieron a golpes y arrojándole piedras. En un momento dado Quiroga le dijo a su compañero que corriera hacia la camioneta policial, lo que hizo en tanto era agredido. Alcanzó a meter la cabeza dentro del vehículo mientras los policías seguían su marcha arrastrándolo y lo seguían golpeando. De todos modos logró salvar su vida.“Los dos habían corrido algunos metros juntos y Vázquez tomó hacia la chacra de Siles, y para el lado de la policía, pero Quiroga lo hizo para el lado del canal. Allí lo alcanzaron, le tiraron un piedrazo que le dio en la espalda, se agachó y ahí vinieron dos y lo empujaron al canal”.

Comentá la nota