Petroleros jerárquicos acatan conciliación con condición de discutir 7 puntos

Tras una audiencia en la delegación Comodoro Rivadavia del Ministerio de Trabajo de la Nación, y tras imponer el tratamiento de siete puntos que serán negociados en los próximos días, el Sindicato de Petroleros Jerárquicos acató la conciliación obligatoria y suspendió la medida de fuerza que concretaba desde la medianoche del jueves, afectando la producción de la empresa YPF en el norte de Santa Cruz y sur de Chubut.
Así lo consignó al cierre de esta edición, el portal caletense Voces y Apuntes, que siguió de cerca la negociación en la sede laboral chubutense, de la que participaron los abogados de la empresa YPF, representantes del Sindicato de los Petroleros Jerárquicos de ambas provincias.

Desde el sindicato, Gerardo Carrizo informó al portal que aceptaron al conciliación a condición que durante el transcurso de la misma sean discutidos siete puntos, a saber: que se conserven los puestos de trabajo; que en los pliegos de licitación estén incluidos los supervisores, encargados de cuadrilla y seguridad; que el personal que se encuentra en disponibilidad vuelva a sus funciones; que se quite de los pliegos de contratación que los supervisores estén bajo orden directa del personal de YPF; que en los futuros pliegos de licitación se dé participación al sindicato; que YPF reconozca la participación del sindicato respecto a los trabajadores de torres; que YPF retenga y deposite la cuota de los afiliados.

El dirigente hizo, además, un llamado a la reflexión para todos los trabajadores de YPF, al remarcar que "lo que estamos haciendo es tratar que nuestros puestos de trabajo sigan funcionando, y si nos peleamos, los que sufren en esta pelea son los trabajadores, hay ser capaces de cuidarnos entre nosotros" y parafraseando a Martín Fierro, añadió "si entre hermanos se pelean… los devoran los de afuera".

Otra información aparecida en el portal deseadense El Sur Hoy, daba cuenta que la medida de los petroleros jerárquicos de Santa Cruz y Chubut se cumplía con un alto acatamiento, y que estuvo a punto de contar con la adhesión de los trabajadores petroleros convencionados, que denunciaban la falta de garantías por parte de la petrolera para desempeñar su labor con las correspondientes condiciones básicas de seguridad, ya que sus pares afectaban toda la salida de producción y actividad en los yacimientos, desde el bombeo, la inyección y cada uno de sus pozos petroleros.

También aludió a "raros acontecimientos sucedidos en Cañadón Seco", donde como parte del conflicto, un grupo de petroleros permaneció frente a la Planta Deshidratadora O12. En esa comarca, los vecinos se vieron privados de los servicios de agua y energía eléctrica, lo que provocó denuncias cruzadas, desde la empresa adjudicándolo a los manifestantes y desde el gremio, señalando a la firma por "tomar acciones para victimizarse".

Afortunadamente, al cierre de esta edición se pudo conocer que el conflicto entró en un compás de negociaciones, en el marco de una conciliación obligatoria, sujeta a la discusión y obtención de resultados por parte de los trabajadores petroleros jerárquicos, a siete puntos que corresponden a reivindicaciones del sector.

Comentá la nota