Los petroleros irán al paro ante la falta de respuestas de las empresas.

Pararían todas las refinerías desde el 19 de junio y por tiempo indeterminado. Podría haber desabastecimiento de combustible.
Cuando faltan pocos días para que venzan los plazos de la conciliación obligatoria interpuesta por el Ministerio de Trabajo, para que las petroleras y el gremio de trabajadores del petróleo y gas, lleguen a un acuerdo, ayer dirigentes del gremio, anunciaron que harán un paro por tiempo indeterminado a partir del 19 de junio.

Ante la negativa de las empresas del sector de discutir el convenio colectivo de trabajo, trabajadores del sector pararían en todas las refinerías del país, haciendo que peligre el normal abastecimiento de combustible en las estaciones de servicio de todo el país.

En una conferencia de prensa, realizada en la tarde de ayer, representantes del gremio, encabezado por el secretario general Pedro Milla y el secretario adjunto, Andrés Jones, anunciaron las medidas de fuerza que fueron decididas por un congreso de delegados realizado en las últimas horas.

Milla informó que para cuando termine la conciliación obligatoria, decretada en el marco de la discusión por mejoras salariales en el sector, se determinó la realización de un paro general por tiempo indeterminado en todas las refinerías del país.

La situación llega a éste punto extremo tras la negativa de las empresas de discutir los convenios colectivos de trabajo, y extender dicha discusión por 180 días, lo cual molestó a los representantes gremialistas e hizo que la empresa Repsol YPF abandonara la cámara de la industria petrolera.

Milla señaló que "no soportamos estas actitudes, en donde directamente no se quiere discutir el convenio colectivo de trabajo. Durante muchos años ganaron mucho dinero, y ahora por la crisis nos quieren hacer responsables, por eso vamos a ir al paro por tiempo indeterminado".

"El paro será total, no va a salir un camión" aseguró el dirigente mientras agregó que "ésta es una discusión por las retenciones que le impone el gobierno, las cuales afectan la rentabilidad de las empresas. Los trabajadores no tenemos nada que ver, y no vamos a ser quienes la paguemos". Sin embargo, desde el gremio garantizaron las guardias mínimas las cuales son indispensables por cuestiones de seguridad de las refinerías como la de ESSO en Campana.

El sindicato además, reclama un aumento porcentual y no fijo, algo que es totalmente desestimado por la patronal. Las empresas involucradas en la discusión son Repsol YPF, Esso, Refinor, Shell y Petrobrás.

Comentá la nota