Petroleros impidieron salida de camiones de la firma Windland

Trabajadores y dirigentes del Sindicato de Petroleros Privados se manifestaron ayer en la firma Windland en Río Grande, donde señalan que «se está buscando el vaciamiento de la empresa». Los empleados buscan de esa manera preservar sus fuentes laborales y «los elementos de trabajo» y a la par aseguran que la compañía adeuda diferentes conceptos salariales.
Cerca de una docena de trabajadores se manifestó anoche en el acceso a la sede de la empresa Windland en calles Yrigoyen y Rivadavia donde esta firma de transporte de líquidos -que es contratista de Apache- intentó retirar parte de su flota pesada.

Acompañados por la dirigencia del Sindicato de Petroleros Privados los trabajadores impidieron la salida de los camiones, explicando el responsable de prensa del gremio, René Vergara, que «estamos haciendo una medida de fuerza acatando lo resuelto por los trabajadores en asamblea, con la decisión de no permitir el ingreso a trabajar en el establecimiento ya que están los muchachos resguardando sus bienes de trabajo porque están haciendo un vaciamiento en la empresa, teniendo en cuenta que de veinte camiones que había sólo quedan cinco al día de hoy».

«Esta medida permite que no se lleven más elementos de trabajo; y otros reclamos apuntan a diferencias salariales por el pago de horas extras, por falta de horas de viaje, la falta de tickets por alimentos, y otra diferencia por pago de ítems por 630 y 350 pesos», enumeró Vergara, a la vez que concluyó diciendo que «toda esta deuda se produce desde el mes de abril, y el aguinaldo que tampoco fue pagado en término ya que hasta el momento se adeuda la mitad».

Crisis en todo el sector

Por su parte, el secretario Adjunto del gremio, Gerardo Ovejero, expresó: «Esto no sólo ocurre con Windland, sino con Weatherford, BJ y otras que les falta pagar los 9 mil pesos del bono que debían adquirir los compañeros; y así están otras empresas como Quintana, DLS que tienen al personal en suspenso cobrando sólo las ocho horas reglamentarias; esperando a ver qué pasará».

Comentá la nota