Petroleros esperan respuestas del Gobierno y de las empresas.

En el marco de la conciliación obligatoria, gestionan respuestas al reclamo de inversiones y de garantías de empleo, más allá del 31 de mayo. Marcelo Turchetti afirmó que ya en el país, "hay 7 mil trabajadores parados". Reclaman una decisión del gobierno nacional de suspender las retenciones, para que las empresas sigan invirtiendo, o que directamente el Estado se haga cargo de los yacimientos a través de ENARSA.
Mientras rige la conciliación obligatoria en el conflicto de los trabajadores petroleros que en la cuenca austral involucra al Sindicato que lidera Marcelo Turchetti, el dirigente integró sendas gestiones en los ministerios de Planificación Federal y de Trabajo de la Nación, donde el sector, que reclama inversiones y garantías de empleo, espera una respuesta para esta próxima semana.

El dirigente recordó que la conciliación obligatoria dispuesta el 22 de abril, a horas del inicio de una medida de fuerza nacional, se extiende hasta el 12 de mayo. En el reclamo nacional en demanda de inversiones por parte de las operadoras coinciden todos los sindicatos petroleros del país, con excepción de Neuquén y Chubut.

Turchetti dijo que en ambos ministerios, los secretarios de los titulares recibieron sendas notas de pedido de soluciones a los problemas que vienen planteando los trabajadores, "pero no hubo ninguna definición".

El dirigente observó por LU 12 Radio Río Gallegos que "estas son todas definiciones políticas por parte del gobierno nacional, y algunas definiciones que tiene que tomar la empresa, de qué van a hacer en nuestro país con las inversiones".

Mientras tanto dijo que "semana a semana la situación se va agravando, nosotros ya tenemos trabajadores que están en su domicilio, y tenemos todos los equipos parados, pero hay otras zonas que semana a semana que va pasando se siguen parando equipos".

En este contexto afirmó Turchetti que, "teníamos cinco mil trabajadores parados y ya mil despidos en todos el país, y ahora ya tenemos 7 mil trabajadores parados", con lo cual aseguró que "cada día que va pasando es peor".

"Hay una decisión que tiene que tomar el gobierno nacional, con el tema de retenciones, para que las empresas puedan seguir invirtiendo, y sino, que directamente las empresas se retiren y de los yacimientos se haga cargo el Estado, y que invierta lo que tiene que invertir con nuevas exploraciones y perforaciones, para que nos autoabastezcamos con el gas y el petróleo", afirmó.

Asimismo alertó que "si no, si seguimos pasando así, mes a mes, va a llegar un punto que a fin de año vamos a tener que estar comprando petróleo y gasolina a otros países".

Turchetti informó más adelante que "la empresa ENARSA, es abarcativa de toda la situación energética que está viviendo el país", y añadió que si bien "se han asociado con algunas empresas privadas, para hacer exploraciones y explotaciones, pero no hay en sí nada en concreto, no tiene la producción que se tenía que tener". "Eso es lo que nosotros estamos pidiendo -continuó diciendo el dirigente-, o retiran las retenciones para que las empresas privadas inviertan, o, que se haga cargo de todos los yacimientos ENARSA, con lo cual van a tener mayor ganancia y va a haber mayores inversiones".

Para el dirigente, "ENARSA sería una nueva YPF con distinta administración, y se seguiría manteniendo las empresas contratadas para no hacer que sea todo tan burocrático", y en este punto recordó que "en la época de YPF había 500 trabajadores en los yacimientos, perforando y produciendo, y había tres mil en las oficinas, en las distintas ciudades, y eso hacía que fuera todo muy burocrático".

Agregó Turchetti que "teníamos un elevado costo en mano de obra, pero no en mano de obra que producía el petróleo y el gas, sino parada en las oficinas, y eso hizo que se cambiara de mano la empresa".

"Las soluciones están, nosotros las hemos presentado, pero se tienen que tomar las decisiones políticas correspondientes", reclamó el petrolero, al tiempo que alertó que "si esto sigue así, dentro de poco vamos a tener una crisis social muy grande, y más los pueblos estos, que vivimos del petróleo y el gas, nos vamos a encontrar que después del 31 de mayo, o después de las elecciones, depende los acuerdos que quieran firmar, nos vamos a encontrar con mayor cantidad de despedidos, y eso va a generar una crisis social muy grande en las zonas del país donde se mantienen con el petróleo y el gas".

Comentá la nota