Petroleros congelan sueldos a cambio de que no haya despidos

Lo acordaron gremios y empresas. Las provincias no subirán impuestos.Por: Marcelo Canton
Los gremios petroleros, las empresas del sector, la Nación y las provincias firmaron un acuerdo que implica el congelamiento de la discusión salarial, una "paz social" sin paros, que no haya despidos ni suspensiones y tampoco subas de impuestos. Es el modelo de Pacto sectorial al que apunta el Gobierno, y que podría repetirse en otros sectores, dijo el ministro de Trabajo, Carlos Tomada.

El acto fue en la sede de YPF: los ministros Julio De Vido y Tomada presidieron el encuentro, como anfitriones en anfiteatro ajeno.

"Quiero transmitirles la gran alegría de la Presidenta porque esto se produzca", arrancó De Vido, instalando la importancia que el acto tenía para el Ejecutivo. Delante suyo estaban los directivos de las principales petroleras: YPF, Total, Pan American, Pluspetrol, Chevron, Tecpetrol y Petrobras. También la conducción de los gremios Federación Petroleros Privados, SUPE y del Personal Jerárquico. De Vido y Tomada compartían la mesa con los gobernadores de Santa Cruz, Daniel Peralta; de Chubut, Mario Das Neves, y de Neuquén, Jorge Sapag.

El Acta firmada (en verdad, llegó a la mesa ya firmada, pero se la volvió a rubricar en el acto) tiene 9 puntos. El más importante es el último, que dice "las partes acuerdan suspender por el plazo de seis meses las negociaciones colectivas y paritarias vigentes".

Las paritarias petroleras acababan de arrancar. Ahora, en marzo, se reunirá una Mesa de Diálogo que analizará cómo sigue el acuerdo. No descartan prorrogar la suspensión de las paritarias. Los gremios, además, se comprometen a no hacer paros.

¿Qué reciben a cambio los trabajadores? "El sector se compromete a no despedir gente y a mantener en 2009 las inversiones al nivel de 2008", explicó a Clarín Sebastián Eskenazi, el titular de YPF.

La redacción del acta es algo ambigua al respecto, pero las partes coincidieron en señalar en que hay además un compromiso de las petroleras de sostener el nivel de producción de crudo y combustibles. Y que las provincias no harán reclamos impositivos a las empresas. "No habrá aumentos de impuestos y hasta estamos dispuestos a bajar alguno si hace falta", señaló un alto funcionario patagónico.

El mismo nivel de disposición se mostró en los gremios. "Si es necesarios, para mantener el nivel de empleo, estamos dispuestos a reducir de 12 a 8 horas la jornada de trabajo -dijo Mario Mansilla, secretario general de los petroleros chubutenses-. Eso implicaría una reducción de ingresos para los compañeros de un 30%". En noviembre y diciembre, sin embargo, los petroleros cobrarán un refuerzo de $ 7.000 por mes.

"El acuerdo marca un antes y un después en el sector, por cuanto implica un compromiso de paz social, de mantenimiento del nivel de actividad y de empleo, y la formación de una mesa de diálogo permanente", se envalentonó Tomada.

El convenio sigue la línea del que cerraron algunas automotrices, donde cada parte sacrifica algo con el objetivo de que no haya despidos. "Es una figura que debe ser leida por los restantes actores económicos porque marca un camino de solidez, va a blindar el empleo", dijo De Vido.

Tomada agregó qué interpretación tiene el acuerdo para el Gobierno. "Hay otros sectores trabajando en acuerdos con el mismo espíritu. Las situaciones son distintas, pero la idea es la misma, generar espacios de diálogo". Sin embargo, prefirió no decir qué gremio y empresas eran los que negociaban ya acuerdos similares al firmado ayer.

Comentá la nota