Los petroleros amenazan con paralizar toda la producción

Durante una masiva asamblea, Guillermo Pereyra dijo que, si tras la conciliación obligatoria no hay un acuerdo con las empresas, van a "parar el país". El líder sindical aseguró que también planean cortar el suministro de gas a Chile.
En una demostración de fuerzas, el secretario general del Sindicato del Petróleo y Gas Privados de Río Negro y Neuquén, Guillermo Pereyra, convocó a una multitudinaria asamblea en la Vuelta de Obligado en la que advirtió que de no llegar a un acuerdo tras la conciliación obligatoria, del próximo seis de mayo, el gremio paralizaría el país.

"Aún estamos en conciliación, pero transcurrido ese tiempo y de no haber respuesta favorable seguramente van a ejecutar más de mil despidos. En ese caso nosotros tenemos todas las herramientas para parar el país. Si no hay acuerdo o si despiden a un solo trabajador paralizaremos la economía argentina y de Chile también", advirtió el titular del sindicato petrolero, respecto al corte del suministro de gas incluso al vecino país.

Por el lapso de dos horas estuvieron las calles cortadas a la circulación vehicular desde Yrigoyen y San Martín, e Independencia y Buenos Aires hasta el nacimiento de la Avenida Olascoaga entre Mitre y Sarmiento.

El grueso de los manifestantes, aproximadamente unos 7 mil petroleros, se apostó dentro del alambrado de la Vuelta de Obligado como así también en las inmediaciones del Monumento a la Madre. En su mayoría provinieron de Cutral Co, Plaza Huincul, Rincón de los Sauces, Catriel y de La Pampa.

El secretario general de los petroleros privados anunció que uno de los pasos a seguir es el de "pedirle formalmente a la Legislatura (provincial) que las empresas que no quieren invertir dinero –o que no cumplan con los compromisos asumidos- les saquen la concesión de las áreas, la tome la empresa provincial y se asocien con las empresas que realmente quieran invertir", sostuvo Pereyra.

Recordó que hasta la fecha desde el sindicato se cumplió con los objetivos que hacen a la conciliación obligatoria propuesta por la Secretaría de Trabajo de la Nación y la propuesta que recibieron fue la de sacar los equipos de perforación a trabajar con la condición de que se reduzcan los salarios de los trabajadores entre 1.500 y 4.000 pesos. "Es imposible que los trabajadores aceptemos una disminución salarial", enfatizó ante la multitud.

El secretario adjunto Ricardo Astrada destacó que la movilización de ayer fue una asamblea y no un paro porque se encontraban en ese momento más de 2 mil petroleros trabajando en el campo.

Describió la situación por la que están atravesando los trabajadores del sector al señalar que pararon más de 50 equipos de perforación y algunas empresas que hacían exploraciones en la actualidad tienen sus bases cerradas. Al tiempo que afirmó que en otras regiones prescindieron de 600 trabajadores, razón por la cual tomarán las medidas necesarias para impedir que eso suceda en la zona.

Algunos rostros conocidos de la política neuquina no quisieron faltar a la cita, como los diputados provinciales Juan Bernabé Gómez y Carlos Omar Lorenzo; y el representante CGT local, Sergio Rodríguez.

También estuvieron los titulares de los Sindicatos de Camioneros y de Choferes de taxis, de Seguridad, de Comercio, de los Municipales, y hasta los veteranos de Malvinas. Según Pereyra, incluso el secretario general de la CGT, Hugo Moyano, se comunicó con él para expresarle solidaridad a los petroleros de la región.

Comentá la nota