Las petroleras recibirán el 50% de lo recaudado por el Fondo del Gas

Es el cargo que impactó fuerte en las boletas este invierno. Evitan así subir tarifas.
El Gobierno destinará a las petroleras la mitad del polémico aumento del gas que financia la importación de ese combustible. Es para que no aumenten las facturas de los consumidores domiciliarios, pese a que se reconocerá un mayor precio a las empresas. Fue la solución para destrabar un conflicto gremial que ya había provocado 48 horas de paro en Neuquén y que podía terminar en cortes de servicios.

Tras una dura negociación que llevó semanas, ayer se cerró un acuerdo entre el Gobierno nacional, Neuquén y los gremios. El acuerdo incluye una cláusula para que otras provincias petroleras puedan adherir al mismo.

Básicamente, el convenio estipula que en julio las petroleras recibirán un 16% más por el gas vendido a las usinas eléctricas y que paga Cammesa, un ente público. Desde este mes cobrarán $ 2 por millón de BTU (la medida usada para ese combustible), con un alza mes a mes que llevará el precio a $ 2,60 en diciembre. De punta a punta, es un ajuste del 45%. "Aún no está claro cómo financiará Cammesa ese mayor desembolso", reconocieron anoche participantes de la negociación.

Las petroleras, además, tendrán una mejora en el precio del gas que venden a las casas de familia. Pero los usuarios no tendrían impacto en sus facturas. Es que lo acordado implica que el Gobierno repartirá entre las compañías el 50% de lo recaudado por el Fondo Fiduciario destinado a pagar las importaciones de gas por medio de barcos o el comprado a Bolivia. Ese fondo se alimenta con un polémico cargo que golpeó fuerte en las facturas, y que está siendo discutido en los tribunales: jueces de distintas provincias ya lo han bloqueado (ver También en Mar del Plata...). Pero el acta deja en claro una cosa: si el Fondo no tiene recursos, precisamente por esos fallos judiciales, las petroleras no recibirán ningún plus por el gas.

Algunas fuentes señalaron que el acuerdo implicaba que las petroleras recibirían entre 600 y 800 millones de dólares. Pero en esa suma incluían un pacto para mejorar también el precio del petróleo, algo que aún no se terminó de negociar. Con esos recursos, las petroleras prometieron ayer "mantener el nivel de inversiones comprometidas". Así se evitarían los despidos que dispararon el conflicto. Las partes acordaron paz social hasta fin de año.

Los gremios mostraron ayer su satisfacción. Manuel Arévalo, del Sindicato de Personal Jerárquico, dijo: "No es un parche más. Es un paso gigante. Con este acuerdo evitamos despidos, al menos hasta el 31 de diciembre. Las empresas tienen que presentar un plan de reactivación en 30 días. Es un plan de trabajo e inversión".

En tanto, Guillermo Pereyra, del sindicato del petróleo y el gas privado, agregó: "Estoy muy conforme. Se vuelven para atrás los 800 telegramas que se habían enviado y que se harían efectivos en los próximos días". Por otra parte, explicó que "a los casi 1.500 compañeros que están en procedimiento de crisis (en sus casas pero sin ser despedidos) se le aumentará el salario. De los $ 4.500 o 5.000 que cobraban, ahora recibirán $ 2.200 más".

El gobernador Jorge Sapag fue el único mandatario que participó de la discusión. Pero el acuerdo dejó una cláusula abierta para que la suscriba el resto de los estados petroleros. "Fue fundamental la intervención del Gobierno nacional y la figura de la Presidenta" dijo Sapag.

Comentá la nota