Las petroleras no quieren más controles en el río Colorado

El comité de cuenca quiere instalar un grupo de profesionales en Colonia Catriel para inspeccionar los pozos de la zona. Ahora, presionará a través de Nación y de las provincias.
Las empresas petroleras no quieren más controles a sus actividades en la cuenca del río Colorado. Ayer le dijeron que no a la propuesta de cofinanciar con el comité de cuenca una ampliación de la Comisión Tecnica Fiscalizadora con el argumento de que no disponen de recursos económicos. El comité de cuenca insistirá a través de la Secretaría de Energía de la nación y de los gobiernos provinciales.

En las oficinas de la Secretaría de Recursos Hídricos de la provincia, la mesa ejecutiva del Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (Coirco) realizó ayer en Santa Rosa su última reunión ordinaria del año, encuentro que contó con la presencia de todos los delegados provinciales y la participación del secretario de Provincias del Ministerio del Interior, José Luis Barbier.

Además de los temas de rutina -presupuesto para el año próximo, erogaciones en Casa de Piedra, informes sobre salinidad en el río-, el comité analizó dos temas fuertes: la ampliación de la Comisión Técnica Fiscalizadora -órgano que controla todo incidente que involucre vertido de petróleo en el suelo o en el río- y los estudios técnicos que elevó la compañía Potasio Río Colorado sobre el nuevo sitio que seleccionó para depositar la parva de sal que dejará la mina en el paraje Pata Mora (Mendoza).

No.

En un alto de la reunión, Miguel Angel Boyero, presidente del comité ejecutivo, informó a la prensa que las empresas petroleras de la cuenca del Colorado habían dado su respuesta oficial a la propuesta de crear una nueva sede de la Comisión Técnica Fiscalizadora: no. "Nos comunicamos con ellos y nos dijeron que la decisión del Grupo Interempresario es no aportar fondos para la nueva sede en Colonia Catriel", puntualizó Boyero.

"Ahora estamos decidiendo las acciones a emprender, porque vamos a defender la nueva sede porque entendemos que es absolutamente necesaria".

La idea de crear una segunda base operativa de la CTF en Catriel fue aportada por La Pampa a mediados de año y contó con el aval unánime del resto del comité ejecutivo.

Con la negativa ya oficializada, "veremos las acciones a emprender de ahora en más, y ante quiénes", anticipó. "Cuando digo ante quienes, serán gobiernos provinciales u organismos nacionales vinculados a esta problemática". Uno de esos organismos, según mencionó el gerente técnico Juan Enrique Perl, es la Secretaría de Energía de la Nación, repartición donde las empresas y el comité tienen una vía de diálogo permanente. "Vamos a solicitar el acompañamiento, que sabemos que existe pero lo queremos formalizar, y que de parte de ellos también exista", acotó Boyero, refiriéndose tanto a Energía como a las provincias u otros actores.

Para presidente, el argumento empresario de que la crisis financiera internacional obliga a reducir erogaciones no es válido. "No creo que no haya recursos, salvo que sea una decisión empresarial para que haya menos control, que suponemos que de fondo es eso", deslizó.

Derrames.

El ingeniero Juan Enrique Perl aclaró que cuando se habla de derrames no significa el vertido de petróleo o residuos contaminantes en las aguas del río. "Hay un error en la información, en las noticias, porque no hay una situación de derrames que complique el tema ambiental", remarcó.

Los derrames que se mencionan son "incidentes rutinarios" y propios de esta actividad pero no representan un escenario que afecte los suelos de la región -excepto donde cae el fluido- y menos las aguas del río. Según dijo, desde el año 1998 no han ocurrido incidentes que provoquen "una situación de conflicto en el río, que haya complicado la calidad del agua".

Potasio.

La mesa ejecutiva del Coirco empezó a analizar ayer los estudios técnicos que elevó la compañía Potasio Río Colorado respecto al nuevo emplazamiento que ubicó para depositar el residuo salino que producirá la explotación de ese mineral en el paraje Pata Mora. Además de los estudios técnicos encargados por la propia empresa, el Coirco también recibió el dictamen que produjo la Universidad Tecnológica Nacional. En base a esos dos trabajos, el comité de cuenca definirá si le da o no el visto bueno al sitio alternativo.

Participantes.

Además de Barbier, Boyero y Perl, la reunión de ayer contó con la presencia de delegados de las cinco provincias condóminas: Ricardo Obelleiro (Buenos Aires); Rolando Baldasso y Néstor Arias (Mendoza); Marcela Gonzalez (Neuquén), Daniel Petri (Río Negro) y Néstor Pedro Lastiri y Juan Pablo Morisoli (La Pampa).

Comentá la nota