La petrolera estatal chilena fue tentada para invertir en Malvinas

Directivos de ENAP están en conversaciones con la firma británica Falkland Oil and Gas
SANTIAGO, Chile.- La petrolera británica Falkland Oil and Gas Limited (FOGL), de las islas Malvinas, le ofreció a la estatal Empresa Nacional de Petróleos de Chile (ENAP) participar de la exploración y explotación de cuencas petrolíferas en el territorio marítimo en disputa al sur y al norte de las islas.

La compañía británica, que comparte la licencia sobre estos yacimientos con la firma británico-australiana BHP Billiton, mantuvo reuniones con altos directivos de ENAP. Para ello, viajaron a Chile su CEO, Tim Bushell, en octubre, y su vicepresidente, David Hudd, en noviembre. La idea de Falkland Oil and Gas es involucrar a la compañía estatal chilena en el proyecto de las Malvinas, dada su cercanía operativa y logística, con base, refinerías y plantas en Punta Arenas, Tierra del Fuego.

Las nuevas cuencas, dadas a conocer por Falkland Oil and Gas a comienzos de este mes, se ubican al norte y al sur de las islas, en puntos que no han sido revelados con exactitud. Según la prensa británica, se invertirán casi 500 millones de dólares en la exploración y explotación de las aguas que rodean las Malvinas.

El diario inglés Telegraph aseguró que las reservas "pueden ayudar" a la alicaída economía británica y comparó las reservas proyectadas de las islas -60.000 millones de barriles- con el mayor depósito del mundo, Ghawar, en Arabia Saudita, con capacidad de 80.000 millones. Forties, el más grande del Mar del Norte, sólo representa 5000 millones de barriles.

Beneficios "enormes"

Según explicó a través de un comunicado de prensa el vicepresidente de Falkland Oil and Gas, David Hudd, "los beneficios son potencialmente enormes para las compañías involucradas, para las islas Malvinas y también para Gran Bretaña".

Para comienzos de febrero se estima el arribo del Ocean Guardian, una plataforma petrolera que llevará a cabo las perforaciones y exploraciones en la zona para las cuatro empresas involucradas: Rockhopper Exploration, Desire Petroleum, Borders and Southern Petroleum y la citada Falkland Oil and Gas.

La información, sin embargo, causó impacto por la implicancia política bilateral con la Argentina porque conllevaría la potencial colaboración chilena con empresas británicas en las Malvinas.

"Negamos fehacientemente que ENAP tenga planes, proyectos o empresas relacionadas con esta materia. Tal como todas las petroleras del mundo, ENAP suele conversar con todas las compañías interesadas en exponer sus planteamientos, pero ello no implica ninguna certeza sobre este emprendimiento. Lo primero que haríamos sería informar al dueño de la empresa, que, en este caso es el Estado de Chile, y ello no ha sido efectivo. Tampoco existe ninguna consulta al repecto por parte del gobierno. Imagínese la delicadeza que exige un negocio como éste", dijo a LA NACION la vocera de ENAP, Patricia Silva.

En conversación con LA NACION, el presidente de la Comisión de Minería de la Cámara de Diputados, René Aedo, hizo hincapié sobre lo problemático que sería para ENAP involucrarse en este negocio. "No lo veo conveniente. No me parece adecuado que el país se meta en problemas con la Argentina por un negocio. ENAP muy autónoma será, pero sigue dependiendo del Estado", dijo Aedo, y agregó que fiscalizarán cualquier negociación que pueda existir entre la petrolera estatal y las empresas privadas que operan en las Malvinas. "Es conveniente que la dirección de ENAP informe a la Cámara baja sobre su actuación", explicó.

Experiencia

Falkland Oil and Gas también habría contactado a empresas privadas en Chile, pero la opción más lógica es la petrolera estatal, por su experiencia y presencia en el sur de Chile. Junto con el inicio de los gobiernos de la Concertación, ENAP desarrolló una agresiva expansión internacional en asociación con compañías nacionales e internacionales a través de sus dos líneas de negocios: exploración y producción y refinación y logística.

De esta manera, hoy está presente en la Argentina (asociada con Repsol YPF), Ecuador, Perú, Egipto e Irán, con socios como PetroEcuador, la italiana Edison International y la canadiense Methanex, entre otros, en exploración y producción, y con la norteamericana Foster Wheeler, la británica BG, o la española Endesa en refinación.

Falkland Oil and Gas se formó en mayo de 2004 como empresa de riesgo compartido entre Falkland Islands Holdings, Global Petroleum y RAB Special Situations para la exploración y explotación de cuencas petrolíferas en el Atlántico Sur. A fines de noviembre llevó a cabo una emisión de acciones, con la cual recaudó 80 millones de dólares.

"Falkland Oil and Gas y las demás son empresas que operan en la bolsa. No sería raro que esto fuera una maniobra para subir sus bonos", explicaron fuentes de ENAP a LA NACION, al remarcar su desconfianza sobre la filtración de las reuniones.

Comentá la nota