Petróleo Plus: Un negocio a la medida de Pan American y Baratta

Los programas Petróleo Plus y Refinación Plus fueron elaborados en equipo por la mano derecha del ministro Julio De Vido y la empresa de los Bulgheroni. Cómo se tapó un plan para impulsar la exploración con fondos de Enarsa, y se lo reemplazó por otro, que incentiva la exportación cuando las reservas escasean.
Tan especial es para el gobierno el flamante y cuestionado plan petrolero, que la presidenta Cristina Kirchner eligió la residencia de Olivos y no la Casa Rosada para realizar el anuncio. Todo un presagio de que el proyecto que incluye supuestas inversiones por 8.570 millones de dólares no sólo se presenta en privado, sino que de la misma forma se tejió y elaboró. En confianza, y con empresas de confianza.

Aunque se presentó en forma diferencial el plan Petróleo Plus (PP) y el Refinación Plus (RP), ambos quedaron rendidos al poder de la principal exportadora de petróleo y firma de extrema confianza de los Kirchner, Pan American Energy de los hermanos Bulgheroni.

Pero hay más. Ya que ellos mismos lo pintaron a gusto, gracias a sus amistades con el matrimonio Kirchner y su vasto poder de persuación, para no sólo profundizar su hegemonía en el sector y quedarse –otra vez– con un negocio multimillonario, sino también para ser premiados con grandes beneficios impositivos, junto a otras grandes firmas, pese a haber demostrado muy escasa voluntad por realizar inversiones de capital de riesgo en exploración y aumento de la capacidad de refinamiento del país.

Se trata de una nueva contradicción de la política petrolera kirchnerista, que amaga por izquierda con Enarsa y un supuesto interés por recuperar la “soberanía energética”, pero cierra por derecha con Pan American y las grandes multinacionales del sector, a las que continúa entregando la riqueza petrolífera del país, practicamente a cambio de nada. O de mucho para unos pocos, según se quiera ver.

Un técnico de carrera de la Subsecretaría de Combustibles –en el que la indignación frente al plan Petróleo Plus alcanza niveles inusitados-, explicó a La Política Online las contradicciones entre lo que dicen los Kirchner en los discursos y lo que hacen a la hora de firmar las resoluciones.

“Lo que buscan las resoluciones es motivar a que las empresas exporten sin restricciones petróleo y combustibles con el fin de obtener certificados de crédito fiscal y ciertas exenciones impositivas, como la devolución anticipada del IVA y la reducción en el Impuesto a las Ganancias”, sostuvo la fuente.

Pero lo más dramático no es este negocio fiscal, sino que, según agregó el técnico consultado, “este plan Petróleo Plus fomenta la exportación de petróleo cuando al país le quedan apenas ocho años de reservas. Y también propicia la exportación de combustibles refinados, cuando el desabastecimiento en las bocas de expendio es evidente”.

¿Cómo es posible semejante contrasentido? Según confesaron fuentes de la Subsecretaría de Combustibles a La Política Online: “Pan American Energy envió a principios de año un proyecto para Petróleo Plus, que fue el que finalmente se aprobó”.

Un traje a medida

Así, esta firma asociada con la inglesa British Petroleum, se quedó con un plan petrolero hecho exactamente a su medida. Sergio Acevedo, ex gobernador de Santa Cruz, lo catalogó en diálogo con La Política Online como una “transferencia brutal del fisco a las multinacionales petroleras”.

Pero la ambición de Pan American no se detuvo ahí. Además, la empresa de los Bulgheroni consiguió que el gobierno le firmara una carta de intención que lleva la rúbrica del propio De Vido, mediante la cual se acuerda directamente con Pan American que avance en estudios para un proyecto de refinería en las proximidades de Comodoro Rivadavia, que costará, al menos, 2.500 millones de dólares.

Todo redondo, y, en palabras de fuentes gubernamentales consultadas: “Es totalmente irracional, absurdo e irresponsable que el subsecretario de Coordinación y Control de Gestión, Roberto Baratta, promueva aumentar las exportaciones de petróleo cuando el horizonte de vida del remanente de las reservas comprobadas de este recurso estratégico y natural no renovable alcanza para menos de 8 años al nivel de producción actual”.

El making off

La movida para el plan petrolero comenzó a principios de año, cuando la mano derecha de De Vido, Roberto Baratta –a quienes algunos funcionarios le dicen “Quini 6” por su pasado laboral como quinielero–, mantuvo reuniones privadas y secretas con los hermanos Bulgheroni y directivos de otras firmas petroleras, quienes le acercaron los borradores de las normativas “a medida” de las necesidades de los jugadores más poderosos del mercado de hidrocarburos del país.

En ese entonces, técnicos de Enarsa le habían sugerido a Baratta que necesariamente la empresa estatal debía ser partícipe de ambos proyectos de normativas, de forma tal que pudiera ingresar al mercado petrolero como un importante agente formador de precios de combustibles y de control de disponibilidad de los hidrocarburos.

Los técnicos de la petrolera estatal resistían la idea de incentivar las exportaciones de petróleo y de combustibles líquidos –eje del programa Petroleo Plus- y proponían crear sociedades mixtas con las empresas del sector para incentivar la exploración off-shore. Además impulsaban la construcción de nuevas refinerías mediante reducciones en las regalías y en algunos impuestos.

Pero Baratta, según confirmaron las fuentes consultadas a La Política Online, “se opuso tajantemente a la participación de Enarsa en el nuevo plan petrolero, e incluso dejó de atendernos el teléfono”. La misma negativa se extendió a la idea de crear refinarias mixtas con participación de Enarsa.

Bloqueada así la participación de Enarsa, se terminó de consolidar el modelo que proponían las empresas, con la firma de los Bulgheroni a la cabeza.

La entrada de Pan American

La ecuación de favorecer la exportación de petróleo con beneficios impositivos que planeta el Plan Petróleo Plus es lógica, ya que la firma de los Bulgheroni es la principal exportadora de crudo del país. Actividad que realiza a costa de fagocitar las zonas petroleras más ricas del país y prácticamente con una inversión mínima en exploración de nuevas zonas.

Se trata de una ecuación que deja al país desguarnecido a futuro en materia energética, pero que engarza con la tradición kirchnerista de entregarle a Pan American los negocios petroleros más grandes del país, como fue la concesión del yacimiento Cerro Dragón –el más rico de la Argentina-, por más de 40 años. Tema largamente denunciado por La Política Online que puede leerse en los links adjuntos.

Por otra parte, lo que nadie sabe, o no se anima a declarar al menos hasta ahora, es cómo hizo Pan American Energy para quedarse también con el negocio de la refinería, un negocio que no integra su “core bussiness”. “Habría que preguntarle a Baratta”, respondieron desde Enarsa, y similar respuesta se obtuvo desde la Subsecretaría de Combustibles, ante las consultas de La Política Online.

“En ese momento el subsecretario de Combustibles era Alejandro Rodríguez (antiguamente subsecretario de Hidrología y Minería de Julio Cobos en Mendoza). A él prácticamente le escondieron los proyectos de Petróleo y Refinación Plus, seguramente para no tener que compartir el negocio… y a nosotros, que estamos en Combustibles desde hace años, no nos dejaron siquiera opinar y menos aun criticar los métodos del subsecretario Baratta…”, concluyeron, muy desanimados, los funcionarios de la Subsecretaría de Combustibles, que se atrevieron a hablar ante La Política Online.

Comentá la nota