Petròleo el interrogante del 2009.

Más allá de los esfuerzos mostrados desde el Gobierno para tratar de darle previsibilidad al escenario del petróleo. Los vaivenes del precio del barril, el posible retiro de alguna operadora, se suman al interrogante sobre cuál será la demanda para este 2009.
Lejos de tranquilizarse, el escenario de la actividad petrolera sigue sumando incertidumbres. Si bien han existido acuerdos macros, impulsados por el Gobierno provincial a través de los mecanismos de “Concertación”, la falta de serenidad en el sector a nivel mundial, que se trasluce en los vaivenes que mantiene el precio del barril de crudo, hace que la duda se siente sobre la posibilidad, o no, de mantener la palabra empeñada.

El rumor de despidos de trabajadores de la Construcción que se desempeñan en yacimientos de la zona norte, sumandos a la renegociación que están haciendo las operadoras madres de sus contratos de servicios, no provocan más que preocupación en los gremios que nuclea a los obreros.

El viernes, la novedad de que la operadora Chevrón, que produce en la cuenca austral de Santa Cruz, puso en alerta al gremio Petroleros Privados, ante la posibilidad de que, en el cambio de empresa, pudiese producirse algún tipo de despidos.

En ese marco, las dudas persisten en torno a qué pasará con la demanda del petróleo de la región del golfo San Jorge. Por un lado, el mercado externo ha reducido su demanda, al tiempo que los precios internacionales en baja desalientan una presencia fuerte en el mercado externo.

Por otro lado, las destilerías tienen petróleo suficiente para elaborar naftas, si bien el déficit se da especialmente en la elaboración del gasoil, algo que ocurre porque aquellas están al tope de su capacidad de producción, pero por falta de petróleo. Eventualmente, hasta cabría la posibilidad de apelar a petróleos de mayor calidad procedentes del mercado de importación, si es que se mantienen los precios internacionales en baja, que al mismo tiempo desalientan los procesos de inversión, en un círculo de difícil predicción.

Regalías

Por otra parte, si bien en la actualidad, el mantenimiento del precio de corte del barril de crudo, para el consumo interno de combustible, sigue siendo de 42 dólares, lo que favorece a las provincias productoras, ya que cobran las regalías a partir de ese valor, la posibilidad de una caída en los ingresos de las provincias es real, toda vez que no existen certezas de que la producción neta de petróleo en los yacimientos vaya a mantenerse a niveles de los del año pasado, que de hecho mostraron una disminución respecto de los años anteriores.

Alerta en el sur

Existe un compromiso, entre gremios y operadoras, de evitar despidos en el sur santacruceño, pero se hacen disímiles conjeturas por lo que puede generar la decisión de Chevrón de poner en venta sus áreas de producción.

El referente gremial en la Cuenca Austral, Luis Cárdenas, aseguró a Prensa Libre que es inminente la venta de Chevrón de sus áreas de producción.

Sea cual fuera el devenir de este intrincado panorama laboral, el Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Santa Cruz ya está en alerta y su representante en la Cuenca Austral, Luis Cárdenas, afirmó que ese gremio no va a permitir despidos.

Cárdenas reconoció que el panorama laboral sigue siendo difícil en todas las provincias petroleras debido a la crisis internacional que motivó una baja en el precio del crudo.

“Hemos comenzado un 2009 con mucho trabajo para mantener la actividad petrolera sin despidos”, dijo Cárdenas, destacando que hasta ahora “el sindicato ha podido garantizar los puestos a los trabajadores” y se siguen llevando a cabo reuniones con representantes del gobierno provincial y de cámaras petroleras, a fin de mantener las fuentes laborales al menos hasta el mes de mayo.

En ese sentido, recordó que en 2008 gremios y empresas firmaron un convenio que establece que los sindicatos no solicitarían incremento salarial por 6 meses, en tanto que las empresas se comprometían a no despedir trabajadores.

“Este pacto finaliza en mayo y nosotros mantenemos lo acordado en su momento y las empresas están haciendo lo necesario para que no haya despidos y si bien en algunos casos tenemos gente que no está asistiendo a trabajar, tienen sus sueldos garantizados”, acotó.

Comentá la nota