Petrobras explorará un área desistida por dos firmas

El Gobierno le adjudicó Río Atuel a la UTE con Tecpetrol y El Trébol, y desplazó a YPF. Multaron con U$S 1,5 millón a Ketsal de Vila y Manzano y OilM&S por “arrepentirse”.
En alianza con Tecpetrol y El Trébol, otras dos petroleras ligadas a la exploración del recurso hidrocarburífero en Mendoza, y tras mejorar una oferta inicial, la multinacional brasileña Petrobras se quedó con la concesión de Río Atuel, la única de las 12 áreas de la ronda licitatoria concesionadas por el gobernador Celso Jaque, pendiente, hasta ahora, de adjudicación.

La situación de Río Atuel se disparó luego de que las dos empresas que calificaron con las mejores ofertas, Ketsal (de Vila y Manzano), con U$S 60 millones, y Oil M&S (propiedad del patagónico Cristóbal López, vinculado al matrimonio K), con U$S 40 millones, desistieran de ella. Por ese arrepentimiento, que las empresas atribuyeron a “razones logísticas”, el Ejecutivo les aplicó una multa de U$S 1,5 millón como castigo por el “arrepentimiento”.

Tras cartón, y por la gran diferencia entre los montos, le pidió mejoramiento de oferta a los dos competidores restantes, la UTE Tecpetrol-Petrobras- El Trébol (había ofrecido algo menos de 30 millones), e YPF, cuya propuesta original había sido de U$S 8 millones.

Cumplido ese paso y tras evaluarse las nuevas cifras presentadas, a las que no se pudo acceder, por parte de la Comisión de Preadjudicación, se recomendó otorgar la licencia correspondiente para la exploración y eventual explotación de Río Atuel a la sociedad que integra Petrobras.

Según el subsecretario de Hidrocarburos y Energía, Walter Vázquez, “la Comisión volvió a reunirse para este efecto y consideró que existía, respecto a la inicial, una sensible mejora en la oferta”.

Al ser consultado por Los Andes, desde Buenos Aires Federico Ramos, apoderado de Petrobras a cargo de licitaciones evitó blanquear la cifra final y se limitó a señalar que “el operador es Tecpetrol y no nos informó nada aún”. Respecto a la conformación de la sociedad, Ramos confirmó que “sigue en trámite”. Cabe señalar que Tecpetrol es la unidad de negocios petroleros del grupo Techint.

Mientras tanto, y por su parte, Oil M&S y Ketsal siguen en su plan de unirse para abordar otras áreas con potencial, como Chachahuén (U$S 126,7 millones, el monto más alto de todos los presentados).

Antes, la sociedad que lidera Daniel Vila, que hoy detenta siete de las doce áreas licitadas, había demostrado un gran interés por Río Atuel: en el primer llamado a licitación (2006), ofertó por ella U$S 33,5 millones, una cifra casi duplicada en 2007 pero que finalmente éste año quedó en nada. Respecto a la multa impuesta por desestimiento, “está en manos de Hacienda. Y si el motivo está, la Provincia va a cobrar la caución como establece el pliego”, consignó Vázquez.

Requisitos pendientes

A pesar de la decisión del Ejecutivo, el informe de la Comisión sobre Río Atuel sugiere “adjudicar en forma condicional”, debido a trámites que aún deben completarse. En el informe obrante a fojas 1143 del expediente Nº 701-M-2007- 01282 se destaca que las empresas integrantes de la UTE no acreditan unificación de personería de acuerdo al pliego de Bases y Condiciones, como tampoco inscripción en el Registro Público de Comercio de Mendoza.

En menos de un mes, también tendrá que presentar el estado de situación fiscal regular ante el fisco provincial (Dirección General de Rentas-Mendoza) y ante la AFIP. Un plazo similar le corre para elevar el Programa de Ejecución, con su Memoria Técnica Descriptiva y Mapa Georreferenciado pertinente, en su caso, referido a las unidades comprometidas en el mejoramiento de oferta.

Como en el caso de los otros concesionarios, la UTE deberá también abonar 2% del equivalente de la oferta en concepto de Fondo Escolar, de acuerdo con el mejoramiento de oferta obrante.

La apertura de sobres con las propuestas económicas para la ronda licitatoria que integró Río Atuel fue en julio de 2007. Casi un año después, Jaque hizo público los nombres de los ganadores. Sin embargo, los contratos siguen pendientes de firma

Comentá la nota