Petraglia anticipó la disolución de la Comisión

Las declaraciones efectuadas el viernes a La Verdad por parte de Jorge Libonatti, vicepresidente de la Comisión de Seguimiento de la Tasa de Seguridad, en las que apuntó duramente contra el concejal Pablo Petraglia, presidente del Concejo Deliberante de Junín, tuvieron su rápida réplica por parte del edil, que aseguró mediante un comunicado de prensa que la Asesoría General de Gobierno de la provincia pronunció un duro dictamen contra la entidad de control.
Aseguró que el dictamen del ente provincial no avala para nada el pedido de la comisión y que con el mismo se acelera su desaparición.

“Sin perjuicio de ello se realizaron consultas a la Asesoría General de Gobierno de la Provincia, citando como antecedentes tres dictámenes, sobre temática parecida (facultades de comisiones investigativas, responsabilidad de los miembros, tiempo y forma de los controles, etc.) y que echaban suficiente luz sobre las atribuciones de una Comisión de este tipo”, dijo Petraglia.

En la respuesta llegada al Concejo Deliberante por parte de la Asesoría de Gobierno, “no solo ratifican los tres dictámenes anteriores sino que directamente descalifican la función vinculante de la Comisión de Seguimiento de la Tasa”.

El informe proveniente de La Plata agrega que “habida cuenta que una norma de rango local jamás podría restringir, alterar o modificar legítimas competencias asignadas por Ley a los departamentos comunales. Repárese que las resoluciones que adopte la Comisión -la que actuaría como ente consultivo y de seguimiento y control- en modo alguno tienen carácter vinculante para el órgano competente, sino más bien se constituirían en acto preparatorio de una decisión que habrá de adoptar en definitiva y sin mengua de sus atribuciones legales -según el caso- la autoridad municipal correspondiente”.

En otros de los párrafos del dictamen se señala: “Le corresponde al Concejo Deliberante examinar las cuentas de la administración comunal, conforme lo dispuesto por los artículos 65, 66 y 67 del mencionado cuerpo normativo. De lo expuesto se concluye que la Ley Orgánica Municipal no autoriza al Concejo Deliberante a requerir informes en forma directa a las distintas oficinas dependientes del Departamento Ejecutivo, ni a que se constituya en investigador de las actividades administrativas de éste, debiendo, antes bien, para ejercer control sobre la actividad del ejecutivo comunal, proceder con sujeción a las normas del Decreto Ley 6769/58 que han sido referenciadas”.

“No podemos delegar

funciones que no tenemos”

“A principio de febrero algunos integrantes de la Comisión de Seguimiento de la Tasa Complementaria de Seguridad requirieron que se expida el Concejo sobre las competencias que tenían. Llamó mucho la atención tal nota, puesto que se supone que si se integra una comisión se sabe por lo menos cuáles son sus funciones y los límites para actuar”, expresó el Petraglia.

“A esa nota, en ejercicio de mis atribuciones, se le respondió que la Comisión de Seguimiento tenía las facultades que le marca la Ordenanza Municipal, pero que no pueden estar en contra de la Constitución, de la Ley Orgánica Municipal ni del Reglamento de Contabilidad, todas leyes de jerarquía superior”.

“Asimismo se le indicaba que como comisión delegada del Concejo, debían estarse a las atribuciones del mismo, ya que por algunas manifestaciones de sus integrantes, más precisamente el señor Libonatti, a medios de prensa, se pretendía una reforma de la Ordenanza para que tuvieran atribuciones que exceden el marco de competencia de una Comisión de Seguimiento dependiente del Concejo”.

“En concreto, quería arrogarse facultades ejecutivas de decisión de gasto y ejecución de presupuesto que corresponde sólo al Ejecutivo Municipal”, agregó.

Acarrea perjuicios

“De hecho, por interpretaciones parciales de algunos miembros, con requisitos inexistente en la ley que pretenden hacer valer como si fueran la ley misma, se ha dejado de pagar a proveedores, estando los fondos disponibles, lo cual acarrea perjuicio para el Municipio, al proveedor y trae aparejada responsabilidad a los Concejales”.

Pero además hay algunas obviedades, “ya que el Concejo no puede delegar atribuciones que no tiene, ni más de las que posee. Por tanto, la Comisión de Seguimiento no puede hacer más de lo que el propio Concejo puede, ni ninguno de sus miembros más de lo que a un Concejal le permite la ley”.

Se está al aguardo de un dictamen del Honorable Tribunal de Cuentas, órgano máximo de contralor en la Provincia sobre el mismo tema, finalizó diciendo Petraglia.

Comentá la nota