Petitti impulsa una ley para casar homosexuales

La diputada Silvia Petitti, del Bloque Radical Independiente, es la autora del proyecto que de ser aprobado pondrá a La Pampa como la segunda provincia donde se institucionaliza este tipo de uniones.
¿Qué es una Unión Civil? En términos de derechos, obligaciones y beneficios, tiene un tratamiento similar al de los cónyuges y es la unión conformada libremente por dos personas con independencia de su sexo u orientación sexual; o la convivencia en una relación de afectividad estable y pública por un período mínimo de dos años, salvo que entre los integrantes haya descendencia en común.

En la Argentina, sólo existen dos Registros de Uniones Civiles: en la ciudad de Buenos Aires y en la provincia de Río Negro.

En el articulado del proyecto, la diputada Petitti señala que los integrantes deberán presentar domicilio legal en La Pampa, inscripto por lo menos con dos años de anterioridad a la fecha en la que solicita la inscripción al Registro Público de Uniones Civiles.

El Registro tendrá como funciones la inscripción aludida y también la que corresponda en caso de disolución de la unión civil.

Los requisitos exigidos deberán ser probados por un mínimo de dos testigos y un máximo de cinco, excepto que entre las partes haya descendencia en común.

No pueden constituir una unión civil los menores de edad, parientes por consanguinidad y descendientes sin limitación y los hermanos o medio hermanos; los parientes por adopción plena y parientes por adopción simple, los parientes por afinidad en línea recta en todos los grados, los que se encuentren unidos en matrimonio, mientras subsista; los que constituyeron una unión civil anterior y los declarados incapaces.

La unión civil, según el proyecto de Petitti, quedará disuelta por mutuo acuerdo, voluntad unilateral de uno de los miembros, matrimonio posterior de uno de los integrantes o muerte de uno.

"La presente iniciativa apunta a garantizar iguales derechos y oportunidades para todas las personas, sin reparar en el grupo familiar del que formen parte, tenga éste su origen en la filiación, en el matrimonio o en la unión de dos personas, con independencia de su sexo u orientación sexual, y que convivan en análoga relación de afectividad de carácter exclusiva, singular y pública", expone la legisladora en los fundamentos del proyecto de ley.

Agrega que: "Para construir una democracia es imprescindible que exista una auténtica igualdad de oportunidades, sustentada en el ejercicio pleno y efectivo de los derechos humanos y civiles de todas y todos los habitantes".

La base jurídica del proyecto radica en la jerarquía constitucional otorgada a la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, la Declaración Universal de Derechos Humanos, la Convención Americana sobre Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

Esas normas garantizan "el derecho de las personas a unirse civilmente y el derecho a no sufrir discriminación de ninguna índole en razón de la religión, raza, color y sexo".

"Una unión Civil es uno de los variados términos usados para un estado civil similar al matrimonio, creado entre otras cosas para permitir el acceso de cualquier pareja a las ventajas gozadas generalmente por personas heterosexuales casadas. Considerándose entonces que las uniones civiles están también disponibles para los heterosexuales que no desean formalizar su relación en un matrimonio", indica la diputada Silvia Petitti, del bloque Radical Independiente.

Comentá la nota