Pesquera anunció cierre de planta

Se trata de Camaronera Patagónica, en la localidad de San Antonio Oeste. Entre otros motivos, el titular de la empresa señaló la caída estrepitosa de los precios internacionales de los productos.
La planta de procesamiento de pescado emplea a 135 personas y otras 40 entre personal de descarga en el muelle y marineros.

San Antonio Oeste > La empresa Camaronera Patagónica anunció que cerrará su planta de procesamiento de pescado ubicada en esta localidad.

La decisión fue comunicada por el presidente de la firma, Francisco Di Leva, al intendente Javier Iud a través de una carta documento, en la que indican que se produce el cierre "pese a todos los esfuerzos realizados en estos últimos tiempos por mantenerla operativa. El actual contexto ha deteriorado la situación económica y financiera de la empresa, por lo que es imposible continuar con la actividad", añadió.

El empresario detalló las causas que llevaron a tomar la determinación, mencionando la crisis internacional de los mercados, "con pérdida absoluta del crédito tanto nacional como internacional y una caída estrepitosa de precios internacionales de nuestros productos".

Di Leva adjudicó responsabilidades a la "suba sistemática de los costos laborales sin ningún tipo de análisis por parte de la dirigencia sindical de la problemática pesquera y la falta de productividad y rentabilidad".

Además puso el acento en "los conflictos gremiales propios de la actividad" y culpó a la "excesiva cantidad de personal con baja productividad y elevado índice de ausentismo". A ello añadió que "falta un adecuado Convenio de Trabajo que estimule la productividad, desaliente la inasistencia y se adapte a la realidad de la zona".

Di Leva cargó contra la suba de insumos, los altos costos de transportes, las cargas tributarias, "grandes distancias y anacrónicas reglamentaciones de Gendarmería, Prefectura y autoridades de control vehicular".

El titular de Camoranera Patagónica subrayó también el "desprestigio de la empresa en los mercados internacionales por falsas denuncias de tráfico de drogas, con una indefensión judicial total ante este atropello", en alusión al operativo realizado en abril de este año en Puerto Madryn, por una supuesta carga de pescado con 300 kilos de cocaína que iba a ser enviada a Europa, que después se descartó.

Pese al crudo diagnóstico de Di Leva aclaró "estamos abiertos a analizar cualquier forma de continuidad de nuestra planta", como alquiler, cesión, autogestión laboral u asociación.

La noticia llenó de sorpresa a los trabajadores, que desde el jueves 24 están en receso. "La semana pasada me reuní con el gerente y dijo que tenían problemas económicos, pero no habló nada de cerrar", expresó Juan Ortiz, titular del Sindicato de la Alimentación.

Comentá la nota