Más 500 mil pesos se recaudarán por la regulación de la venta de motos

En lo que va del año se comercializaron en Pilar unos 4 mil rodados. Pero sólo la mitad fue patentada y apenas el 10% tributa al Municipio. La nueva ordenanza apunta a revertir esa situación.
La ordenanza aprobada el pasado jueves en el Concejo Deliberante, que regula la venta de motos en los locales habilitados para tal fin, le devolverá a las arcas de la Comuna más de medio millón de pesos anuales que en la actualidad no ingresan debido a que la mayoría de los rodados que circulan por el distrito no se encuentra en regla y, por lo tanto, no tributa.

La flamante normativa establece, a grandes rasgos, que todas las motocicletas deberán salir patentadas de las agencias o, de lo contrario, los vendedores recibirán fuertes multas y sanciones.

Según datos oficiales, desde el 1 de enero de este año hasta el 13 del corriente mes se patentaron en el distrito 2.088 motos sobre un total de aproximadamente 4 mil comercializadas.

Esto significa que sólo el 50% de las motocicletas vendidas en lo que va del 2008 en el Partido de Pilar cumplió con el trámite de patentamiento. Sin embargo, de la totalidad de las patentadas (2.088) apenas 402 –es decir el 10% de las vendidas en el año- le tributa a la Comuna el impuesto correspondiente.

En otras palabras, alrededor de 3.600 rodados no le tributan hoy al Municipio, lo que implica que, a razón de un promedio de 150 pesos anuales por motocicleta, dejan de ingresar en la actualidad a las arcas municipales 540 mil pesos.

De las estadísticas oficiales surge además que las motos más vendidas en el distrito durante el 2008 fueron las de 110 centímetros cúbicos de cilindrada, que deben tributarle a la Municipalidad 120 pesos anuales.

No obstante, tanto la cantidad de patentamientos como la cobrabilidad del impuesto a las motocicletas crecieron este año en comparación con el 2007, debido a que el año pasado se patentaron en el distrito 1.329 motos de las cuales apenas 271 le tributaron a la Comuna.

La ordenanza

El proyecto de ordenanza que busca regular la comercialización de motocicletas por parte de las agencias con el fin de evitar que los rodados se entreguen a sus compradores sin ser dados de alta en los registros de patentes municipales fue aprobado el pasado jueves en el deliberativo.

Con la nueva legislación, serán sancionados con multas de hasta 40 sueldos mínimos municipales, o dos semanas de clausura del local, aquellos comerciantes que infrinjan la normativa.

La medida fue propuesta por los Juzgados de Faltas municipales a través del concejal oficialista Miguel Saric.

Desde las áreas de Seguridad y Tránsito, aseguran que de las 600 motos secuestradas en lo que va del año, el 70% no fue patentada ni cuenta con la documentación requerida para circular. Muchas de ellas son casi cero kilómetro, pero quienes las conducen no tienen forma de demostrar que los rodados les pertenecen.

El titular de la subsecretaría de Seguridad, Juan Carlos Losada aseguró que en la mayoría de los casos, los motociclistas sólo muestran como constancia una factura de compra, que ni siquiera lleva el número de motor.

¿Sin cambios?

Los vendedores de motocicletas consultados ayer por El Diario manifestaron que la nueva ordenanza que regulará la comercialización de esos rodados no cambiará en nada la situación actual debido a que, sostienen, "todas las motos salen de las agencias con su correspondiente documentación en regla". Sin embargo, los resultados de los operativos municipales y las 600 motos secuestradas en lo que va del año indican lo contrario.

Comentá la nota