Dos Mil Pesos.

 Dos Mil Pesos.
Eso es lo que piden los maestros como salario básico, mientras aguardan una reunión con el Gobierno para hablar de la política salarial de este año. El viernes, con el regreso a las escuelas, comenzarán las asambleas para definir las eventuales protestas
Por su parte, el Gobierno ha dicho y reiterado que, con el estado actual de los ingresos del Estado, no hay margen para otorgar más aumentos de sueldo, al menos en este período inicial del año.

Esa definición encrespa los ánimos en la docencia, que ya vienen revueltos desde el final del pasado ciclo lectivo y, aunque nadie cree que las clases no empiecen, sí es probable que se disponga algún otro tipo de medidas de fuerza si no aparecen soluciones a los reclamos.

Para los sindicatos, los dos mil pesos del básico son "irrenunciables" y lo que están dispuestos a discutir es "cómo y en qué plazo" se llega a ese monto.

Detrás de ese objetivo se han unificado los diferentes gremios de la docencia, una estrategia que refuerza su posición frente a los negociadores del Ejecutivo, que más de una vez se vieron beneficiados con las divisiones, en el pasado cercano.

Comentá la nota