El pésimo estado del acceso a Posadas provoca accidentes

Lo admiten desde la Policía de Tránsito y es el tramo desde la Garita a la Rotonda. La comuna posadeña y la de Garupá responsabilizaron a Vialidad Nacional

Pésimo estado e imprudencia. Dos ciclistas en contramano eludiendo los cráteres que se inundan de agua cuando arrecian las lluvias, como en todo octubre. [Foto:Ramón González]

Posadas. Octubre dejó en evidencia el mal estado de varias calles con las intensas lluvias que acumularon más de 200 milímetros en diez días.

Uno de los lugares que además de tener que soportar inundaciones y falta de buenos desagües, se convierte en un lugar peligroso, tanto para peatones y automovilistas, es el portal de ingreso a Posadas desde la zona Norte: el acceso que va desde la Garita del kilómetro 10 hasta la Rotonda de ingreso a la avenida Uruguay.

Muchas veces sortear baches y lagunas provocaron imprevistas maniobras que terminaron en accidentes, algunos muy graves.

Desde colectoras plenas de cráteres, alcantarillas totalmente tapadas, con la consiguiente formación de lagunas, yuyales y pastizales altos -sobre todo desde la Garita a la entrada al barrio de Fátima- los últimos temporales provocaron el ingreso de inundaciones en muchos locales situados cerca a la terminal de una empresa de ómnibus.

Y esa situación afectó a muchos frentistas que no pudieron frenar el avance de las aguas que no tienen por dónde escurrirse. Pero más allá de esas situaciones, es grave que la ruta Nacional 12 -en ese tramo de 10 kilómetros- se transforme en un peligro, una trampa muchas veces mortal, como lo aseguró el sub inspector de la Policía de Tránsito, con asiento en la Garita, Mario Miño.

“Los pozos llenos de agua y también cuando están vacíos, convierten a ese tramo (rotonda-Garita) en una trampa, porque muchas veces se practican maniobras imprevistas, que unidas al crecimiento explosivo del parque automotor, hace que se produzcan choques y muchas caídas de motos. Está en muy mal estado el tramo entre la Garita y la iglesia de Fátima”, recalcó.

Y a pesar de que muchas veces se recurre al bacheo, los parches duran sólo algunos meses, como lo que ocurre en las colectoras que están frente a la Brigada de Canes y a Bromatología.

Entre Garupá y Posadas

Parece mentira, pero ocurre. Lo que resulta más difícil es, para mejorar, que se pongan de acuerdo respecto a la confluencia de jurisdicciones. Es ruta nacional y depende de Vialidad Nacional; una margen es Garupá, la que tiene al Casino y Crucero del Norte por citar dos firmas y el contorno de enfrente es Posadas.

Lo que falta es obra. El portal de acceso, que se descongestionará con la puesta en marcha del Acceso Sur que construye la EBY, hace rato que no recibe inversiones.

Las comunas dijeron lo suyo, el organismo que no emitió palabra fue Vialidad Nacional.

El jueves, personal de ese organismo nacional estuvo largas horas en este diario buscando información sobre accidentes, precisamente, en ese tramo y otros. Y dejaron en claro que ese lugar es el que más accidentes concentra, con puntos altos desde la YPF (frente al Nochero) al Mercado Central.

Multitrocha

Desde Obras Públicas de Posadas, su titular Juan Carlos Beghé explicó que desde que con Orlando Franco, actual intendente, pertenecían a Vialidad Provincial, se tiene conocimiento de un pedido de ejecución de obra a Vialidad Nacional. “Se pidieron fondos para hacer el tratamiento de las calles colectoras que son un desastre, las refacciones del pavimento. No respondió la Nación y enviamos proyectos, montos estimados, estaban adelantadas las tratativas”, aseguró.

Para Beghé el desarrollo de la travesía urbana tendría que convertirse en una multitrocha desde el Parque de la Ciudad a la Rotonda. Esto brindaría seis carriles, dos de ida y dos de vuelta y las correspondientes colectoras.

Al igual que la secretaría de Obras Públicas de Garupá, Marga Villalba, el funcionario posadeño responsabilizó a los frentistas que taparon las cunetas y obstruyeron los desagües, aunque continúo deslindando responsabilidades a Nación. “Es ruta nacional, no podemos hacer obras en el ámbito ajeno. Sólo queda ver qué pasa con lo que se tramita desde Vialidad Provincial, la multitrocha. Las obras tendrían que estar iniciándose en un tiempo no muy lejano” manifestó Beghé.

Desagües

Marga Villalba, arquitecta a cargo de la subsecretaría de Obras Públicas de Garupá, confió que se está trabajando en conjunto con la Municipalidad de Posadas. “Uno de los temas más complicados son los desagües y hay que ver cómo se hacen, al estar en desnivel se inundan los locales del lado posadeño”.

La canalización de los cursos de agua son un problema por el relleno que hicieron los frentistas. “Las veces que se limpiaron los desagües por debajo de la ruta inundamos a los vecinos. Es un problema bastante complejo, hay que poner a tres organismos -las dos municipalidades y Vialidad Nacional- a trabajar y no es fácil. La lluvia extraordinaria hizo que desborden las cunetas, sumado a que el suelo cambió por la proliferación de construcciones” confesó la arquitecta, haciendo referencia a que los terrenos se tornaron impermeables.

Para la funcionaria, los privados son los que deberían hacer las limpiezas de las veredas (que no las hay) y cerró con la necesidad de trabajo en conjunto. “La preocupación es compartida, ya que el acceso es responsabilidad de ambos municipios, además de Vialidad, es nuestro portal de acceso y por ahí entran nuestros turistas y ésa es la primera visual que tienen”.

La influencia de los choques en cadena

“Influye al no haber buenos desagües pluviales. En determinados lugares se forman verdaderos espejos de agua por los grandes baches y se produce el bloqueo, el automovilista hace maniobras imprevistas y sobreviene el choque. Aumentó mucho el choque en cadena, por esto y la semaforización que no está bien sincronizada, a parte de los descuidos de los automovilistas” admitió el sub inspector Miño, de la Policía de Tránsito. “El parabrisas se ensucia con los charcos, provoca muchos daños, junta piedritas y arenillas, esto con el tiempo tira abajo el chasis. La estructura del acceso nunca cambió, el estado de las colectoras es deplorable, a todo esto el parque automotor aumentó en forma considerable”, admitió Miño.

El subinspector dijo que se hacen necesarias más colectoras, para que estén al servicio del tránsito pesado y del servicio de transporte público de pasajeros.

Muy mal estado

De Norte a Sur, desde la Garita hasta la planta de la firma de lácteos Ilolay existen colectoras en pésimo estado, yuyales tupidos, cunetas anegadas, caldo de cultivo, además, para la proliferación de mosquitos. Luego viene la zona de cráteres, unos detrás de otros, en la margen que va desde la empresa Crucero del Norte hasta inmediaciones del acceso al barrio de Fátima.

Cambia totalmente el panorama, aunque sin colectora, desde este último lugar hasta el Inta, sorteando el mejor estado de todo el tramo, el comprendido entre el Campus Universitario, la Planta de Transferencia y la Biofábrica. Más adelante viene el complicado espacio que ocupa el acceso al Mercado Central y el ingreso a Cabo de Hornos. Sigue el estado lamentable frente a la planta que ocupaba la firma Singer. Tras pasar el arroyo Zaimán aparecen las colectoras totalmente destruidas hasta la Rotonda. En algunos tramos se está emparchando con bacheo. Pan para hoy, hambre para mañana.

Comentá la nota