El pesimista del gol.

BOCA: Al 9 no le gusta nada cómo está jugando Boca y dice: "El otro día no tuve ninguna situación". A los compañeros les pide orden y más generosidad...
Que en los últimos dos partidos los únicos dos goles de Boca los haya hecho Facundo Roncaglia (el otro fue Devaca en contra), es un llamado de atención. Si en esos 180 minutos estuvo Martín Palermo en cancha, preocupa. Si, además, en los últimos 90, el hombre que ya celebró 200 goles no haya tenido ni una sola chance de empujarla a la red, más que alarmar, asusta. Y si, para agregar más datos, hasta Battaglia, Morel o Ibarra tuvieron más y mejores oportunidades, parece lógico que Boca esté donde está en el torneo local y que la clasificación a cuartos inquieta... "Si llegamos a tres cuartos de cancha y no tenemos una buena finalización de jugada se hace muy difícil. El otro día no tuve ni una situación. Y con Banfield, si tuve una o dos, fueron muchas. Y lo mismo Rodrigo. Sólo jugadas aisladas o individuales", se defiende Palermo. Y con mucha razón: ante San Lorenzo, no pateó ni una vez al arco y la pelota le llegó poco y nada. Y, ahora es el pesimista...

-¿Por qué les sucede?

-Tenemos que ser conscientes de que a veces debemos ver la mejor posición del compañero y tomar la decisión correcta, para saber que más allá de que uno quiera hacer el gol, que siempre es lindo, a veces otro puede estar en una mejor ubicación para recibir un pase y llegar a la finalización de jugada que nos está faltando.

-En la Copa no pasa...

-Creo que es general. No se está terminando la jugada como antes. Antes nos criticaban por la cantidad de goles que errábamos. A Rodrigo se le criticaba la cantidad de mano a mano que generaba. En esos partidos se hacían 2 ó 3 goles y se cuestionaban los que se erraban. Hoy nos cuesta el doble generarlas y las pocas que tenemos hay que hacerlas sí o sí. Eso es muy difícil. Cuando más situaciones tenés y cuando mejor las terminás, es mejor para los delanteros. Yo prefiero tener 10 y que me critiquen por errarlas a que me critiquen por no tener situaciones.

-¿Tranquiliza haber jugado mejor el domingo?

-Sí. Eso está claro. Siempre hay que buscar lo positivo. Pero hay que analizar lo negativo, cosas que no nos pueden pasar. Si cometés errores teniendo las ventajas que tuvimos, contra un rival con 10, las facilidades que tuvimos para generar situaciones sin llegar a buen término... Debemos saber que eso no te puede pasar en la Libertadores.

-¿Sentís que no pudieron reemplazar a Riquelme?

-No sé si no hemos sabido reemplazarlo. Sabemos la importancia de Román para los delanteros. Pero creo que hay jugadores como para reemplazarlo. Al mismo tiempo, cada uno de nosotros tiene que tratar de dar lo mejor para mostrar un equipo sólido y consistente. Eso es lo que más me preocupa. Individualidades tenemos, pero creo que las cosas se logran en función del equipo y no individualmente.

-Se les apunta a los chicos por el bajo nivel...

-Está a la vista que no todos estamos en el mejor nivel individual. A veces el funcionamiento de equipo tapa a uno o dos jugadores que no estén en su mejor momento. Hoy es eso lo que nos está faltando. En todas las líneas tenemos que encontrar la estructura de equipo, para poder ayudar a un compañero que no tenga un buen partido.

-¿Hablás con ellos?

-He hablado con Pablo (Mouche), con Nicolás (Gaitán), con Pochi (Chávez). Hay veces que la ansiedad te lleva a apresurarte en la definición. Los chicos pueden sentir esa presión y en ese momento deben tener la claridad, la frialdad para pensar que puede haber un compañero en una mejor ubicación para definir. Eso hay que hablarlo. Hay que mejorar todo y comprender que a partir de ahora no hay margen de error. Ni en la Copa ni en el torneo.

-¿Cómo se encuentra el buen funcionamiento?

-Dándose cuenta de que cada uno debe rendir en el puesto en que el técnico lo pone. Mentalizarse en eso. Cuando la situación es negativa y las cosas no se dan, hay que mantener un orden. Por momentos el equipo se desordena, queda mal parado, llega con poca gente al área... Hay que corregirlo. Si hubiese un orden en la cancha, el resto se puede solucionar.

¿Clarito el mensaje?

Comentá la nota