Pesimismo de los gremios mendocinos ante la reunión con el Gobierno

Los sindicatos que nuclean a los empleados públicos le plantearán al Gobierno que otorgue un aumento salarial de emergencia, aunque creen que la reunión es esteril si se reitera la negativa oficial. Mario Adaro, por su parte, no quiso adelantar la propuesta que el Ejecutivo realizará mañana ante el combativo frente de gremios.
Poco optimismo existe entre los gremios sobre la reunión que mantendrán mañana con el ministro de Gobierno, Mario Adaro, y ya están previendo qué medidas tomarán para el plenario que realizarán el viernes. Esto, si se repite lo que el flamante funcionario ha adelantado y que contrasta con los reclamos de los sindicalistas: que no habrá aumento salarial en lo que resta de 2008.

Adaro, por su parte, buscará bajar el nivel de conflictividad entre el Ejecutivo y los sindicatos considerados más duros, que en la última semana han realizado protestas y escraches durante la asunción de funcionarios y en otros actos de gobierno.

Sin embargo, el propio Adaro no quiso adelantar la propuesta que les haran a los combativos sindicatos: “Mañana vamos a hablar”, reiteró en varias oportunidades el flamante ministro, que bien conoce a quienes se sentarán frente suyo, pero en una instancia de diálogo diferente de aquellas que convocó cuando era Subsecretario de Trabajo.

“No quiero afectar la mesa de diálogo con declaraciones a los medios, pero los gremios tienen que entender que será un proceso largo”, sintetizó Adaro.

En tanto, ya se saber por lo menos que los gremios pondrán sobre la mesa cuatro puntos que han sido consensuados.

Al pedido de un incremento salarial de emergencia para los meses que restan de este año, los estatales le sumarán el reclamo adelantado de la suba del año que vendrá.

En ese sentido, Víctor Dagfal, de Sitea, explicó que “el aumento tiene que cubrir el desfasaje provocado por la inflación, aproximadamente en un 20 por ciento”, aunque en números concretos, el gremialista aclaró que “será a discutir de acuerdo a las disponibilidades de fondos que existan”.

Y, de entrada, expresó el recelo para la reunión que mantendrán en el tercer piso de Casa de Gobierno. “Si nos llaman para decirnos que no habrá aumento, es poco serio, es una reunión estéril”, calificó Dagfal, que indicó que los aumentos recibidos en lo que va del presente año han rondado entre un 18 y un 20 por ciento.

A esto, se le suman dos temas más que el frente de gremios habría acordado. La antigüedad que se le adeuda a los empleados públicos y el pedido para que el Gobierno cumpla con el convenio colectivo de trabajo con Ampros y que pone a un sector de la salud en serios aprietos.

En cuanto a la antigüedad, existe un enorme abismo entre lo que reclaman los gremios y lo que ofrece el Ejecutivo para no judicializar la deuda por este ítem. “Nosotros pedimos 150 millones de pesos para saldar esta deuda, pero el gobierno nos ofrece una suma irrisoria, 68 millones, hay una gran diferencia”.

Pero a pesar del frente en el que se han reunido los empleados públicos, desde el Sute han anticipado que quieren una reunión aparte con Adaro, ya que todavía se encuentran en paritarias con el gobierno escolar, en tanto que otras organizaciones sindicales, como ATE Salud, se encuentra con las paritarias cerradas.

Por otra parte, los gremios ya se aprestan a realizar el viernes un plenario en el que decidirán las nuevas medidas a tomar.

Comentá la nota