"Una pésima gestión".

Después de algo más de un mes de estar al frente de la intervención de los dos geriátricos municipales ("El Hostal de los Abuelos" y el Centro Geriátrico "Dr. Ernesto L. Pintos"), en los que tuvo la posibilidad de analizar en profundidad la situación económico financiera de los mismos, el director asociado del Hospital Municipal Subzonal, doctor Norberto Pilone, fue contundente: "Acá hubo un pésimo manejo administrativo y una pésima gestión".
El mes pasado, el Departamento Ejecutivo municipal decidió la intervención ante la abultada deuda que mantenían dichos centros que albergan a algo más de sesenta internos, además de no compartir algunos criterios de la gestión a cargo de Juana Pollio de Ambatese.

A partir de entonces, la ex administradora elevó un informe económico que el propio Pilone evaluó en forma minuciosa. Así pudo determinar que la deuda en cuestión alcanzaba a los 70 mil pesos como consecuencia de "un desmanejo en la gestión, que ocasionó el crash".

En su crítica, también Pilone admitió que hubo una falla en materia de creatividad al momento de optimizar el manejo de los recursos. Pero además remarcó que no se comprobó "la existencia de dolo. Quien así lo haya manifestado deberá hacerse cargo de sus palabras".

La falta de pago a proveedores obligó a algunos de ellos a cortar los suministros. "Cuando el agua llegó al cuello" se elevó el informe a las autoridades municipales, que de inmediato dispusieron la intervención y posterior desplazamiento de la responsable de ambos centros, que había asumido el 17 de julio del año 2008.

Gastos excesivos

"Se estaba gastando más de lo que entraba, lo cual llevó a que se generara esta deuda", sostuvo Pilone en charla con El Diario.

¿Cuáles son las fuentes de financiamiento? Está el aporte del ochenta por ciento de las jubilaciones y/o pensiones de los internos, una beca de diez mil pesos que ingresa en forma bimestral y recursos provenientes de donaciones. Los egresos, en tanto, comprenden la compra de alimentos y artículos de limpieza, entre otros, mientras que de los salarios del personal se hace cargo la administración central de la comuna.

El nosocomio, en tanto, aporta profesional para la atención de los internos, entre ellos un médico clínico, una terapista ocupacional, enfermeras, sicóloga y nutricionista. Y también una empleada administrativa.

Con el panorama claro en materia de números ("rojos" por cierto), Pilone puso manos a la obra para empezar a revertir esa preocupante realidad. En los poco más de treinta días como interventor, el funcionario bajó los costos a la mitad, aseguró.

Recortando gastos

"Se estaban gastando algo más de treinta mil pesos por mes y ahora bajamos a quince mil pesos. Esto, aclaro, no comprende la cuestión salarial", manifestó.

Reconoció Pilone que se genera un excedente en materia de divisas pero no alcanza para cubrir el déficit generado por la anterior administración. En este caso se afrontará esa deuda con recursos de la administración central del Hospital, adelantó.

La reducción de costos, indicó Pilone, no significa bajar la calidad de la prestación de los servicios en los dos geriátricos. "Se optimizaron los recursos -dijo-manteniendo la calidad de la prestación en materia de confort, alimentación y salud. Incluso agregamos un plato intermedio a la dieta. En definitiva, gastamos menos haciendo más".

En este nuevo esquema de trabajo también se modificó la modalidad para hacer las compras. Ahora esta acción la centraliza el propio Hospital.

Comentá la nota