Pese a tasas en baja, crece el interés por inversiones en pesos

• En corto plazo le ganan al dólar. Empatan con la inflación. Bonos, letras, fideicomisos y cheques, en la lista
La baja de las tasas en plazos fijos y en los rendimientos de los títulos no fue obstáculo para que en las últimas semanas creciera el interés por productos denominados en moneda local. Esta atracción está directamente relacionada con la tranquilidad del dólar, que hace más de 20 días permanece «planchado» en $ 3,86 y sin peligro de incremento significativo a la vista.

Los plazos fijos en moneda local aumentaron $ 1.500 millones mensuales entre julio y agosto. Pero la tasa se ubica para los inversores mayoristas (un millón de pesos para arriba) en el 12,5% anual, mientras que para los minoristas no supera el 12% anual en bancos de primera línea para los 30 días de plazo. Se trata de un nivel que no le gana a la inflación, pero que hoy por hoy resulta (un poco) más atractivo que el dólar.

El abanico de inversiones en pesos va mucho más allá del tradicional plazo fijo a treinta días y en los últimos tiempos surgieron nuevas opciones. Empresas, bancos y gobiernos salieron a captar la liquidez del mercado a través de distintas colocaciones. Éstas son algunas de las alternativas disponibles:

# Títulos públicos que ajustan por Badlar: es el producto de moda, sobre todo luego del canje que cerró anteayer el Gobierno. El Bonar 14 (conocido en el mercado como Bocan 14) subió más del 5% ayer, pero igual mantiene un rendimiento atractivo para los que buscan posicionarse en pesos a mediano plazo. Presenta un rendimiento del 26%, aunque ajusta de acuerdo con la evolución de la tasa de plazo fijo mayorista. Por lo tanto, es atractivo sobre todo para los que creen que la tasa de interés en pesos se mantiene en niveles demasiado bajos y tenderá a subir en los próximos meses (o años). Paga intereses trimestralmente, pero la totalidad del capital al final, es decir en 2014.

# Bonos que ajustan por CER: pese a que su capital varía de acuerdo con la evolución de la inflación divulgada por el INDEC, los precios actuales ya descuentan que el índice minorista no tendrá nada que ver con la realidad. Pese a que se rescataron papeles en el canje del lunes, aún siguen siendo los títulos con mayor volumen en circulación (queda el equivalente a nada menos que u$s 45.000 millones). El Bogar 2018, que no ingresó en el canje, rinde el 24% más el CER, es decir arriba del 30% anual en pesos. El Pro 11, mucho más corto, un 13,5% más CER. Los títulos más largos, como el Discount y el Par en pesos rinden entre el 12% y el 14% anual más CER. Estos últimos títulos tienen un margen de apreciación de capital amplio si continúa la mejora del clima financiero, tanto a nivel global como local. De hecho, el Discount, un bono emblemático del mercado del país, llegó a cotizar por debajo de $ 50 en marzo y ahora se ubica en $ 85, aunque llegó a más de $ 150 antes de que comenzara la manipulación del INDEC. Ahora bajo la dirección de Norberto Itzcovich.

# Letras porteñas: desde el arranque del año, el Gobierno de Mauricio Macri emite títulos en pesos de corto plazo. Hoy sale una nueva emisión de estos títulos, a 42, 84 y 182 días. Para el primer plazo, en la última colocación de agosto la tasa fue del 14,98%, pero hoy bajaría levemente. En tanto, la emisión más larga ajusta de acuerdo con la evolución de la Badlar y el rendimiento final rondaría el 15%. Nuevamente, si se apuesta a una suba de tasas para fin de año puede resultar interesante colocarse en plazos más largos. Estas letras pagan capital e interés al final.

# Fideicomisos financieros: se trata de uno de los productos más activos de los últimos años y el favorito de inversores minoristas. Se produjeron algunos incumplimientos como los resonantes casos de Bonesi y Bazar Avenida, aunque se trató de casos puntuales. El ritmo de salida de estos productos es constante, entre 4 y 5 por semana. Las últimas colocaciones pagaron alrededor del 15% anual en pesos para el plazo de tres meses y cerca del 16,5% anual con tasa variable (Badlar) para los seis meses de plazo promedio.

# Cheques diferidos: crece el volumen operado, a pesar de la reducción de tasas. Los cheques pertenecen casi en su totalidad a pymes que buscan financiarse en la Bolsa. El acumulado en lo que va del año es un 23% superior al de hace un año, según un informe divulgado por Portfolio Personal. Los plazos de los cheques van desde un día hasta un año.

Comentá la nota