Pese a los rumores sobre su renuncia Montoya ratificó sus críticas

Lejos de retractarse por sus sorpresivas críticas a la gestión en materia política del gobierno nacional, el -¿por mucho más?- titular de la Agencia de Recaudación de Buenos Aires, Santiago Montoya, ratificó esta noche sus reproches en relación a la pérdida "de la capacidad de escuchar a la sociedad, a los líderes opositores y a los distintos sectores sociales y productivos del país", mediante un –segundo- comunicado oficial en el que enmarcó sus dichos en su "aporte" para que el gobierno nacional y provincial "puedan llevar a buen puerto la gestión".
Sus críticas, generaron una fuerte convulsión en el gobierno nacional, y acrecentaron los rumores de un alejamiento del Jefe de los recaudadores, como consecuencia de un "escarmiento" que habría pedido la Nación al gobierno provincial. Desde el gobierno provincial negaron a este portal reclamos de ningún tipo en torno al futuro del titular de ARBA, pero fuentes nacionales confirmaron un "fuerte malestar" de parte del ex presidente y titular del PJ, Néstor Kirchner, a la postre el destinatario de las críticas del cordobés.

Sin embargo, esta noche Montoya ratificó sus dichos, a través de un nuevo comunicado oficial en el que aclaró que considera que "todo argentino de bien, que anteponga los intereses del país a sus aspiraciones políticas personales, es una situación como la que enfrenta el país como consecuencia de la crisis internacional, está obligado a hacer sus mayores aportes desde el lugar que le toque".

Montoya, encuadró así sus críticas a la gestión del gobierno nacional –casualmente o no idénticas a las que habitualmente desparrama la oposición- como su "aporte, para que los gobiernos provincial y nacional puedan llevar a buen puerto la gestión.

"Lamento profundamente los malentendidos producidos a partir de las versiones sobre tal candidatura, que nunca llegó a serme formalmente ofrecida", aseguró Montoya, sin reparar en que la polémica, más que la desmentida de esa versión, la disparó su sorpresiva crítica contra los ejes centrales de la administración nacional.

Comentá la nota