Pese al reclamo judicial, el Gobierno insiste en no llamar a extraordinarias

El jefe de los diputados K dijo que el DNU se discutirá recién en marzo.
Un día después de que la Justicia confirmara que las reservas del Banco Central no se pueden usar para pagar deuda sin tener antes la aprobación del Congreso, el oficialismo insistió en que la Presidenta no convocará a sesiones extraordinarias y que la discusión en el Parlamento deberá aguardar hasta después del 1° de marzo.El jefe del bloque oficialista en la Cámara de Diputados, Agustín Rossi, fue tajante: "El fallo de la Cámara no modifica en nada nuestra posición, la decisión de la Presidenta es que el decreto de necesidad y urgencia se trate en el período de sesiones ordinarias a partir del 1° de marzo", afirmó en diálogo con Clarín. Aunque hubo fuerte presión de una autoconvocatoria por parte de los legisladores de la oposición para tratar el tema de los DNU de Cristina, desde el kirchnerismo insisten en que estas gestiones quedaron en la nada. Y afirman que la única posibilidad de que el Parlamento discuta sobre la utilización de las reservas para el pago de la deuda es que la Presidenta convoque a extraordinarias, algo que, aseguran, no va a suceder. Entonces habrá que esperar hasta marzo para conocer cuál será el destino de las reservas. El radicalismo, lejos de la postura conciliadora que tuvo en algún momento, salió a presionar, igual que el resto de los partidos de la oposición, para que Cristina convoque a extraordinarias. El diputado de la UCR, Ricardo Alfonsín, advirtió que "la responsabilidad de todas estas cosas la tiene el Gobierno".

En mitad del conflicto, el radicalismo buscó negociar con el kirchnerismola discusión sobre los DNU en el Congreso, pero la orden que llegó desde la quinta de Olivos al presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Fellner, fue que no había margen para ningún acuerdo.

Ayer, Jorge Landau, diputado kirchnerista y apoderado del PJ, fue cauteloso respecto del futuro sobre el control de las reservas y dijo que "hay que esperar a ver cómo se desarrollan las cosas". No tuvo el mismo tono para hablar de Redrado: "Una vez que se cumpla con la reunión de la comisión y la emisión del dictamen, se termina el acto administrativo y colorín colorado esta historia ha terminado", soltó.Uno de los problemas que tuvo la oposición para avanzar con su autoconvocatoria fue el planteo que hicieron desde el espacio de centroizquierda. Dijeron que se sumarían al resto del arco opositor sólo si se aceptaba incluir el compromiso de investigar la deuda y la creación de un fondo para el desarrollo con reservas del BCRA generó divisiones.

La UCR, el PJ disidente, la Coalición Cívica y el PRO habían dicho que "no se oponen" a la propuesta. Pero el peronismo disidente planteó su rechazo: "Les dimos más de lo que les correspondía en las comisiones y en la primera discusión nos condicionan. Si aceptamos, van a ir por más". Pino Solanas tuvo reuniones informales con el socialismo y el GEN de Stolbizer.

Por lo pronto, el martes se reunirá la comisión bicameral que encabeza el vicepresidente Julio Cobos e integran, además, los diputados Gustavo Marconato (kirchnerista) y Alfonso Prat Gay (Coalición Cívica). Todavía falta designar a los dos representantes de la Cámara de Senadores.

Allí se comenzará a analizar la situación de Redrado, aunque lo que resuelva la comisión no tendrá carácter "vinculante" para la decisión de la Presidenta.

La comisión bicameral no tiene plazos para pronunciarse y el vicepresidente ya hizo trascender que buscará imprimirle un ritmo de trabajo "ágil", aunque en el Gobierno suponen que Cobos tampoco hará nada para acelerar los tiempos como pretenden en la Casa Rosada

Comentá la nota