Pese a la prohibición, la Ciudad ya arrancó tapada por carteles

El Código dice que la publicidad política debe comenzar recién 32 días antes del comicio.
La desesperación por captar más votantes por parte de los futuros diputados y senadores en las elecciones del 28 de junio llegó a todos lados. Ya no basta con competir en los diarios, la televisión y la radio. Tampoco, con los carteles en rutas y autopistas, y históricas las pintadas en paredones a lo largo de rutas y autopistas.

Pese a que desde hoy faltan 65 días y el Código Nacional Electoral prohibe pegar carteles antes de los 32 días previos a la fecha del comicio, la competencia se puso muy fuerte en el subte. Allí, donde durante horas van y vienen 1.400.000 personas por día. "Pautan muchos partidos porque tiene un efecto de cautividad: para lo que son propuestas, explicar proyectos, el pasajero tiene el tiempo para leerlo", dijeron a Clarín en la empresa publicitaria Grupovía.

En su artículo 64 el Código señala la prohibición "a la emisión y publicación de avisos publicitarios en medios televisivos, radiales y gráficos con el fin de promover la captación de sufragio para candidatos a cargos públicos electivos nacionales antes de los 32 días previos a la fecha fijada para el comicio". Por eso todos los candidatos se lanzan pero sin la palabra candidato ni diputado ni legislador para evitar la multa.

En las pobladas estaciones porteñas surgen datos sorprendentes. La derecha y la izquierda coinciden en la contratación de los mismos afiches y apuestan a esa variante dentro de las que ofrece la empresa publicitaria. Los carteles cuestan 17 mil pesos por semana, y se contabilizan 300 distribuidos en las estaciones con mayor tránsito de pasajeros.

El único cartel distinto será el del macrismo, quien también irá por la versión más cara: unas gigantografías que cuestan 110.00 pesos por sólo 28 días.

La ex legisladora por la Ciudad entre 2000 y 2004, Vilma Ripoll fue de las primeras en instalarse en el subte. Allí nuevamente se muestra acompañando al MST pero sin mencionar las elecciones.

Otro que volvió a la política luego de dedicarse a la actividad privada es el ex diputado Luis Zamora, quien entró a Diputados en 2003 con el 12,3 por ciento de los votos del movimiento Autodeterminación y Libertad.

También, el ahora primer candidato por la Coalición Cívica en la Capital junto al radical Ricardo Gil Lavedra y Elisa Carrio, Alfonso Prat Gay se sumó a la campaña subterránea y está presente en afiches a lo largo y ancho de las estaciones.

Uno que se lanzó repentinamente y de manera masiva es el banquero Carlos Heller, que busca sumar votos al kirchnerismo.

Heller conformará un frente progresista para aglutinar y representar al kircherismo capitalino. Fuentes cercanas dicen que quiere encarnar el voto kirchnerista perdido en la Capital pero que todavía no mide bien en las encuestas. Heller está en los afiches, pero en este caso es sólo un complemento de su instalación en internet, la vía pública y publicidad en los medios de comunicación.

Otro que desembarcará en breve es Claudio Lozano, diputado y economista de la CTA. También escogerá los mismos afiches que la Coalición Cívica, según supo ayer Clarín

Comentá la nota