Pese a las presiones, los médicos seguirán protestando

A pesar de que la Secretaría de Trabajo declaró la ilegalidad del plan de lucha, los profesionales cumplieron ayer con un paro sin asistencia a los hospitales y protagonizaron una concurrida marcha.
A pesar de que la Secretaría de Trabajo había declarado el miércoles la ilegalidad de la protesta, dejándolos expuestos a descuentos de haberes y sanciones, los médicos y empleados autoconvocados de la sanidad cumplieron ayer con un paro de actividades, sin asistencia a los hospitales.

Además, expresaron su malestar por la falta de respuestas de las autoridades a sus reclamos con una masiva movilización que recorrió las calles céntricas de la ciudad y realizó paradas al frente de la Casa de Gobierno y en la sede legislativa de calle Rivadavia primera cuadra.

La "marcha blanca" de ayer fue más numerosa que la concretada la semana pasada, ya que esta vez contó con la adhesión del personal de los Centros de Atención Primaria de la Salud (CAPS). Inclusive, se vieron pancartas con la inscripción: "Pacientes autoconvocados", en señal de apoyo a la lucha de los profesionales. Como consecuencia de la protesta, se vio notablemente resentida la atención en todos los hospitales de la provincia, donde sólo funcionaron las guardias de urgencias y salas de terapias.

Plan de lucha

Desde el sector advirtieron que, a pesar de las amenazas de que se descontarán los días no trabajados, e inclusive, de posibles despidos, como consecuencia de lo dispuesto por la Secretaría de Trabajo, mantendrán el plan de lucha hasta obtener una respuesta al reclamo salarial.

En este sentido, Juan María, vocero de los profesionales autoconvocados, confirmó a EL SIGLO que hoy volverán a realizar "un quite de colaboración en todos los hospitales", por lo cual no habrá atención en los consultorios externos y de especialidades, al tiempo que serán suspendidas las operaciones programadas, a excepción de las que revistan urgencia.

El profesional dijo que el lunes retomarán el plan de lucha "bajo la misma modalidad", mientras que el martes, a las 13.00, realizarán una nueva asamblea en el hospital Centro de Salud, donde, con la presencia de representantes de todos los nosocomios, se definirán los pasos a seguir.

A propósito, advirtió que "es muy probable que se convoque a un paro sin asistencia a los lugares de trabajo por 48 horas para la próxima semana, con una nueva marcha blanca".

El profesional dijo que el Gobierno "está empujando a profundizar el plan de lucha, con presiones y aprietes de todo tipo, queriéndonos asustar con amenazas de descuentos e incluso de despidos. Cada palabra que emiten las autoridades intentando quitarle legitimidad a nuestro reclamo, no hace más que convencernos de la necesidad de seguir protestando hasta que se escuche nuestro reclamo", sentenció María.

Respecto a la declaración de ilegalidad de las protestas por parte de las autoridades, el vocero de los autoconvocados ironizó: "Si el paro es ilegal, también sería bueno que el PE reconozca que es ilegal pagar sueldos en negro, como lo viene haciendo; no cumplir la Ley de Carrera Sanitaria; no hacer los concursos para cubrir cargos en la sanidad y firmar los contratos basura y en negro para médicos que trabajan como monotributistas y que no ganan más de 1000 pesos".

Los reclamos

Es oportuno recordar que los autoconvocados de la sanidad exigen un incremento del 100 por ciento en la base de cálculos empleada para deducir los salarios del sector; el cumplimiento de la Ley de Carrera Sanitaria; el pase a planta permanente de más de 5 mil médicos y empleados contratados y el pago del 82 por ciento móvil para los jubilados de la salud.

Respecto a esos dos últimos puntos, hace dos semanas el ministro de Salud, Pablo Yedlin, elevó una propuesta para titularizar a 3.000 contratados a partir de enero próximo y a otros 2.215 en 2011, al tiempo que se comprometió a gestionar ante la Nación el beneficio del 82 por ciento móvil.

La respuesta oficial no satisfizo las expectativas de los médicos y empleados autoconvocados, quienes advirtieron que sólo un ofrecimiento de mejora salarial servirá para destrabar el conflicto con el Gobierno, que ya lleva más de tres semanas.

"Ganan 2.800 pesos"

A la misma hora en que ayer los autoconvocados de la sanidad realizaban una movilización en reclamo de mejores haberes, el gobernador José Alperovich reiteraba, en declaraciones a la prensa, que no habrá un aumento para el sector.

"Cuando yo asumí (en 2003) un médico ganaba 650 pesos y hoy ningún profesional, en promedio, gana menos de 2.800 pesos", disparó.

Tras reconocer que ese monto "no es mucho" y que los médicos "deben ganar más", el titular del Poder Ejecutivo reiteró que "hoy la Provincia no esta en condiciones de pagar un peso de aumento, por más que digan lo que digan. No hay plata para pagar, por más que nos quieran dar vuelta", enfatizó.

Sobre la protesta que mantiene paralizada la atención en algunas áreas de los hospitales públicos desde hace tres semanas, Alperovich reiteró que "se perjudica a la gente humilde, que no tiene recursos y tiene que recurrir al hospital.

Alperovich justificó que se haya declarado la ilegalidad de las medidas y reiteró que se descontará los días no trabajados, no solamente por los tres paros que vienen concretando los profesionales de la salud, sino además por las jornadas en las que realizaron quites de colaboración. "No es paro solamente el día que no se trabaja; hay hospitales que hace 15 días que no están trabajando, porque tampoco significa trabajar firmar y quedarse ahí sin atender a la gente. Eso también es no trabajar y se les descontará el día. Muchos de los médicos no cobrarán casi medio mes", advirtió.

Dura acusación oficial

Quien también embistió contra la protesta médica fue el ministro de Gobierno, Edmundo Jiménez. "Está bastante reñida con la ética que muestran los profesionales médicos al abandonar a los enfermos, al violar un juramento hipocrático que tienen ellos cuando asumen el ejercicio de su profesión y donde se comprometen hacia el enfermo como su objetivo principal", espetó el funcionario.

Además, le recriminó a los galenos que "son profesionales formados en una universidad pagada por el pueblo y consideró que el plan de lucha médico "supera cualquier tipo de reclamo que, por cierto, es individual y más mezquino que trabajar hacia los demás".

Comentá la nota