Pese a la posición de la Rosada, Scioli ratificó postura contra la despenalización

El gobernador bonaerense, Daniel Scioli, planteó ayer una férrea oposición a la despenalización del consumo de drogas.
Según el mandatario provincial existe una conexión entre el delito y el consumo de alcohol y de drogas. "La droga es una de las raíces del delito", enfatizó, y adelantó que más del 50 por ciento de los delitos registrados en la provincia son cometidos por personas drogadas.

Esta es, tal vez, la disidencia más clara que tiene Scioli con el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y con la dirección que ha tomado la Corte Suprema de Justicia, que ya habría definido una acordada para impedir que se apresara a quienes poseyeran droga para consumo personal.

En una entrevista concedida a un matutino porteño, el mandatario provincial consideró que “hay que desalentar el uso de drogas. estoy en contra de despenalizar el consumo de cualquier droga”.

“Si bien no se puede generalizar, hay muchos casos en los que la droga potencia la violencia. En la provincia vemos una relación directa entre droga y delito. Nos llama la atención cuando asaltan a jubilados y les pegan para sacarles unos pocos pesos. Cuando preguntamos por qué tanta violencia, la respuesta es que estaban drogados. Con la droga, los delincuentes sacan coraje de donde no tienen”, explicó.

Según las estadísticas que maneja la Provincia, el porcentaje de delitos cometidos por personas drogadas “alcanza a más del 50 %. Generalmente, son los delitos más violentos.”

“La droga es una de las raíces del delito ¿Quién me garantiza que esa persona que después se droga no va a salir a cometer algún delito? Detrás de esos hechos de inseguridad, en los que vemos una ferocidad incomprensible, generalmente hay drogas. Por eso, no hay que legalizarla”, sentenció distanciándose así de la idea del gobierno nacional.

“Hay que atacar las causas profundas para evitar que los chicos se droguen. Hay que volver a la cultura del esfuerzo, de la esperanza, y fortalecer los centros para tratar a los adictos, trabajar para su recuperación. Hay que cortar esa cadena que une alcohol, droga y delito”, señaló.

Comentá la nota