Pese a los pedidos, Kirchner se niega a rever la suspensión

En el Gobierno dicen que está enojado por la reacción de Calderón; nuevo pedido de Yoma
El gobierno de Cristina Kirchner hizo ayer caso omiso de los reclamos de México y de las Naciones Unidas y decidió mantener la suspensión de los vuelos comerciales directos entre la Argentina y el país afectado por la fiebre porcina, aunque la Casa Rosada evalúa la posibilidad de levantar en los próximos días la polémica medida.

Sin embargo, ahora todo dependerá de una decisión política de la Casa Rosada y de Olivos.

Se le atribuye al ex presidente Néstor Kirchner la decisión de interrumpir los vuelos. La tensión diplomática generada con el gobierno de Felipe Calderón llegó a un extremo tal que el jefe del PJ no ocultaba ayer su profundo malestar y podría dilatar la anulación, comentaron allegados a Kirchner.

En este difícil contexto, el canciller Jorge Taiana le pidió ayer al embajador argentino en ese país, Jorge Yoma, un informe sobre la evolución de la situación en México. Yoma aseguró que es "muy favorable" y sugirió levantar la medida, según pudo saber LA NACION de altas fuentes oficiales.

Sin embargo, el subsecretario de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, dijo ayer luego de la reunión del Comité de Emergencia que "sigue la suspensión de los vuelos". Y agregó que sólo "se van a levantar cuando estén dadas las condiciones necesarias".

A su lado, la ministra de Salud, Graciela Ocaña, dijo que "la suspensión de los vuelos es por tiempo indeterminado". Poco antes había destacado que en la Argentina "no hay casos de influenza".

Por la medida de interrumpir los vuelos el presidente Calderón denunció una "discriminación" de la Argentina y de otros países que actuaron igual: Ecuador, Cuba, Perú y en especial China.

Hubo nerviosas comunicaciones durante el día entre Yoma y la cancillería de ese país. Ocaña también debió aclarar ante la embajadora mexicana, María Cristina de la Garza Sandoval, que ella no tuvo intención de tratar de manera peyorativa a su país cuando dijo que "México es el hermano enfermo".

Ante ello, Yoma debió dar explicaciones y para enfatizar su solidaridad con ese país dijo que "la Argentina está peor con el dengue que México con la gripe porcina". Y ello causó malestar en la Casa Rosada porque dejó casi en el ridículo al gobierno argentino.

Calderón señaló ayer que su gobierno podría hacer uso de normativas de la Organización Mundial de Comercio que lo habilitaría a imponer aranceles a productos de todos aquellos países que impongan una barrera sanitaria sin fundamentos científicos.

En tanto, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dijo ayer que pedirá a todos los gobiernos que anulen las restricciones comerciales y de viajes debido al brote de gripe porcina, a menos que éstas tengan un fundamento científico claro. En la Casa Rosada nadie quiso comentar estas declaraciones.

Sin embargo, ante semejante presión, Taiana le pidió a Yoma un informe sobre la situación en México para que el Gobierno pueda rehabilitar los vuelos. En su memorando, el embajador señaló que en México se reanudarán hoy las clases, se reabrirán los restaurantes, los cines y los teatros. Agregó que el número de muertes por influenza se estabilizó en 26 sobre 490 casos y no se agravó en cinco días.

El malestar del gobierno de México obedeció, según fuentes argentinas, a que la interrupción de los vuelos sólo alcanza a las empresas aerocomerciales de ese país, Aeroméxico y Mexicana. Pero no afecta a la panameña Copa o a la chilena Lan, que mantienen sus vuelos, pero con escalas previas.

En el Gobierno dicen que el jefe del Gabinete, Sergio Massa, y Ocaña suspendieron los vuelos inspirados en una decisión de Kirchner, que "se asustó ante la eventualidad de que la gripe agravara la situación derivada del dengue". Y que ello le generara al candidato del PJ bonaerense un costo político difícil de remontar con miras a las elecciones del 28 de junio.

Comentá la nota