Pese a la lluvia, Paso de las Piedras sigue sin recuperarse

Pese a la lluvia, Paso de las Piedras sigue sin recuperarse
La cota del dique bajó ayer un centímetro. Mañana llegaría el presidente de ABSA y habría definiciones respecto de la posibilidad de aumentar el costo del agua a quienes excedan determinado consumo.
La complejidad de estimar la suba del embalse del complejo hídrico de Paso de las Piedras cuando se generan precipitaciones en la cuenca del río Sauce Grande quedó demostrada ayer cuando, a pesar de las lluvias registradas el pasado martes, la cota registró un descenso de un centímetro.

Si bien los registros pluviométricos fueron alentadores al marcar, por ejemplo, 38 milímetros en Tornquist, 32 en Villa Ventana, 14 en Sierra de la Ventana e incluso 35 sobre el mismo lago, la cota se ubicó ayer en 154,33 metros sobre el nivel del mar; esto es un centímetro por debajo de la marca del martes.

De esta manera, el lago ha bajado 16 centímetros desde el 28 de diciembre último, en que luego de una lluvia de 130 milímetros recuperó 65 centímetros, trepando a 154,49.

La actual cota significa que en el embalse dispone de poco menos del 22 por ciento de sus reservas, con un volumen útil de 70 hectómetros cúbicos. La Autoridad del Agua (ADA) declaró el alerta amarillo desde que el reservorio bajó de la cota 158. Ese alerta pasará a naranja al llegar a la cota 152 y a roja en 150. El embalse dejará de estar operativo al llegar a 145.

Viene Scarcella. Para mañana se aguarda la llegada del presidente de Aguas Bonaerenses (ABSA), Guillermo Scarcella, quien se espera realice anuncios relacionados con la crisis hídrica que sufre nuestra ciudad.

El arribo del funcionario fue anunciado la semana última por el jefe comunal Cristian Breitenstein, y si bien el mismo no fue confirmado por ABSA, la comuna ya preparó una posible agenda de trabajo para desarrollar con Scarcella.

Entre los puntos más importantes se espera que el titular de ABSA traiga definiciones respecto de la posibilidad de aumentar el costo del agua a quienes excedan determinado consumo.

Por otra parte, se espera poner en funcionamiento un esquema de control del uso indebido del líquido, con la participación de personal de ABSA y el Cuerpo Unico de Inspectores (CUIM).

Estas dos situaciones son consideradas vitales para posibilitar una distribución equitativa del caudal que hoy dispone la red, controlando el uso indebido del recurso.

Scarcella visitaría además las obras que ABSA lleva adelante en el Bajo de San José, a fin de participar de la conexión de 5 de los 10 pozos que se realizan en el lugar, los cuales aportarán unos 900 m3/h al acueducto que lleva agua a la planta potabilizadora de Grünbein.

Los otros 5 pozos se habilitarían los últimos días de enero, completando así la puesta en servicio de las 16 perforaciones realizadas al acuífero ubicado a 60 metros de profundidad.

Esa batería, junto con tomas superficiales en el río Sauce Grande y arroyo Napostá, aportará un promedio de 3.000 m3/h a la red, el 33 por ciento del suministro que ABSA realiza a Bahía Blanca y Punta Alta. A este recurso subterráneo se suman 400 m3/h que aporta el arroyo Napostá desde la toma del paraje Mirasoles.

¿Y los inspectores? Hasta ahora no existen novedades en torno a los operativos domiciliarios que efectuará personal de ABSA junto con miembros del Cuerpo Unico de Inspectores Municipales (CUIM) para evitar el derroche de un recurso cada vez más escaso.

Si bien no están facultados para aplicar multas, se informó que por el momento se limitarán a informar a cada usuario sobre los usos indebidos como llenado de piscinas o riego de grandes superficies verdes, entre otros.

Comentá la nota