Pese al derrumbe de las ventas, se mantiene el precio de los inmuebles

Puede haber rebajas puntuales, pero en el último año los valores apenas se movieron.
En el sector inmobiliario, la caída de las operaciones no se tradujo en una baja de los precios de las propiedades, como suele suceder en otros mercados. Los precios se mantuvieron estables prácticamente en el último año y medio precisamente por el "desencuentro" que existe entre los valores pretendidos por los vendedores y aquellos a los que están dispuestos a pagar los compradores.

Un dato del mercado refleja esa tendencia: "En el último año, el precio promedio de las operaciones realizadas en Capital Federal, teniendo en cuenta las oscilaciones del dólar, fue de US$ 72.000, cuando en el año anterior, había sido de US$ 70.000", explicó Néstor Walenten, presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA).

"Los precios no han variado: cayó la demanda pero, al mismo tiempo, disminuyó la oferta. Hoy, si el vendedor no se siente satisfecho en cuanto al precio que pretende, desiste de la venta y vuelca su inmueble al mercado de alquiler", resumió el directivo. Por esa razón, se detectó un incremento del 45% en el volumen de propiedades para alquilar.

De acuerdo con el índice ABCdinmobiliario, los precios de las viviendas usadas acumulan una suba de sólo el 0,83% en dólares en los primeros cinco meses del año.

Juan Pablo Gilardi, de la inmobiliaria Toribio Achával, agrega: "A la sumo, se aceptan contraofertas con quitas del 10% o 12%, pero en general los valores no bajaron como supone la gente", contó. En las viviendas usadas, el estancamiento de los valores es más notorio, observa. "Pueden darse subas puntuales en barrios que están de moda, como Las Cañitas o Palermo Soho, pero en general los precios no bajaron", ratificó.

"Como no hay mucha mercadería en plaza, la gente convalida los precios", agrega Jorge Toselli, quien comercializa propiedades en los barrios más neurálgicos de la Capital Federal. Hoy, un departamento a estrenar de dos ambientes en Palermo se consigue a partir de los US$ 85.000. Y un buen dos ambientes usado, en Caballito, cuesta cerca de US$ 60.000.

Después de las elecciones, el mercado parece estar moviéndose un poco más, coinciden los empresarios. Especialmente en los barrios tradicionalmente más demandados, como Recoleta, Barrio Norte, Palermo y Caballito.

Pero hasta ahora, las estadísticas sólo reflejan una fuerte retracción del mercado. Según datos del Registro Nacional de la Propiedad, en Capital Federal, la caída en la cantidad de escrituras fue del 32,69% en los primeros cinco meses del año. En la provincia de Buenos Aires, la merma fue mayor: 36,32%.

"Es que el mercado aún no logró destrabarse", opinó José Rozados, de la consultora Reporte Inmobiliario, aludiendo a los últimos cimbronazos, como la devaluación progresiva del peso, la crisis internacional, las incertidumbres políticas locales y las elecciones.

Comentá la nota