Pese a la crisis, pueden crecer las ventas a Brasil

Pese a la crisis, pueden crecer las ventas a Brasil
ProMendoza se basa en que allí no pegará tan fuerte la debacle, aumentará el consumo y hay mercado potencial sin explotar.
La venta de productos locales a Brasil podría ser más fluida, pero la falta de una política estable de comercio exterior, los altos costos de producción, el retraso en el tipo de cambio y las retenciones son las principales trabas, indican los exportadores mendocinos.

Lo cierto es que si se saltearan esas barreras, todas originadas en nuestro país, las ventas a Brasil podrían florecer considerablemente ya que hay 190 millones de consumidores que tienen mayor poder adquisitivo que en 2008 y están dispuestos a consumir, según indicaron desde ProMendoza.

Con un gobierno que hace 6 años que está al mando con un índice de popularidad del 84% y que tiene el visto bueno del 64% de los empresarios, en medio de las crisis internacional Brasil es uno de los cuatro países emergentes mejor posicionado en materia económica y política. Lo significativo es que el consumo de los brasileños seguirá creciendo gracias a un mayor poder adquisitivo y un menor temor a los efectos de la debacle económica mundial.

En este sentido, Pedro Rearte, responsable de la Fundación ProMendoza en Brasil, enfatizó que "a pesar de la crisis los brasileños están tranquilos y eso se explica por el trabajo del gobierno en los últimos años y por las últimas medidas oficiales".

Las políticas aplicadas se basan en: inyección de dinero para estimular el consumo, líneas de créditos para exportaciones y para las pequeñas y medianas empresas, controles para que la recaudación del gobierno no se vea afectada, así como también medidas para asegurar la transparencia en las tasas de los préstamos.

De esta manera resultan ser varios los puntos a favor para los exportadores mendocinos: buen posicionamiento de Brasil en medio de la crisis, lo que contribuirá a que la demanda interna en ese país se fortalezca; un total de 190 millones de consumidores optimistas, complementariedad de Mendoza por la diferencia de climas, cercanía de mercados y aranceles para ingresar la mercadería al país vecino de 0%.

En este sentido, y contra todos los pronósticos previos, ProMendoza calificó a las perspectivas de colocar este año vinos, uvas, ajo, duraznos y diversas manufacturas en Brasil como "muy buenas".

El mercado brasileño es el principal cliente de las exportaciones provinciales. Según ProMendoza, en el año 2007 se exportaron u$s 350 millones con destino a la principales ciudades del país vecino, y hasta octubre de 2008 concretó ventas por u$s 331 millones. Alimentos, vino, maquinarias y naftas son los productos locales que más se venden.

La mercadería que sale con rumbo a Brasil tiene como destino casi exclusivo los estados de Río de Janeiro, San Pablo y Paraná. La buena noticia es que hay mucho mercado sin explotar aún, enfatizaron desde ProMendoza.

En este sentido Rearte advirtió: "Un estudio determina que gracias a la mejor distribución del ingreso en el noreste de Brasil hay 600 mil nuevos consumidores de gaseosa y 1 millón adicionales que compraron tinturas para cabello, lo que quiere decir que estos consumidores tienen poder adquisitivo para otros fines que no sean productos alimentarios".

A pesar de las ventajas enumeradas, los exportadores mendocinos resaltaron que hay muchos problemas en nuestro país que son necesarios solucionar cuanto antes para liberar el comercio no sólo con Brasil sino con todo el mundo.

Los empresarios locales coincidieron en que los altos costos internos, los retrasos en la devolución del IVA y en los reintegros, la presión tributaria más las retenciones para exportar, la falta de políticas claras de comercio exterior y un tipo de cambio en la Argentina retrasado respecto a otros países, son las piedras en el camino que dificultan el tránsito de la mercadería mendocina hacia el resto del mundo.

En tanto que por el lado brasileño la única dificultad que remarcaron los empresarios fue la informalidad en las operaciones con este mercado. Según dicen, como las ventas en general son en consignación, muchas veces los importadores postergan los plazos de pago de la mercadería y en algunos casos no cumplen con los precios pactados previamente con el exportador.

En cuanto al pedido al gobierno de Brasil por parte de los industriales brasileños de imponer restricciones a la importación de productos argentinos en represalia a las acciones que realizan desde la Argentina, Rearte enfatizó: "No se pueden incrementar los aranceles ya que hay un acuerdo con OMC por lo que Brasil respetará los acuerdos comerciales".

De los productos que Mendoza exporta a Brasil, el ajo es el que más ha resentido las ventas en el último año. Según indicaron desde ProMendoza el problema se genera por el ajo chino que ingresa a ese mercado a precios muy bajos que sólo alcanzan para cubrir el costo del ajo mendocino.

Una solución posible podría ser elevar la tasa antidumping brasileña (hoy de 4 dólares la caja) al ingreso del ajo chino, decisión que debe ser avalada por la Organización Mundial del Comercio (OMC), señaló Rearte. También el sector se queja de los ajustes que realizan en el precio los importadores.

A los productos que ya se exportan, se podrían sumar otros que presentan oportunidades de ventas como software y los productos gourmets

Comentá la nota