Pese a la crisis, el futuro cercano es auspicioso

Cuando la crisis aprieta la economía local, la comarca petrolera parece vivir uno de sus mejores momentos de crecimiento. Paradójicamente, la crítica situación cotidiana convive con una realidad a largo plazo muy auspiciosa.
¿Cuáles serán las circunstancias que propician ese crecimiento, sobre todo en el ámbito de la industria? No parece ser el fruto de una planificación previa. Años en los que abundaron los discursos a favor de la diversificación económica y la industrialización en origen no redundaron en acciones concretas.

En este caso, no obstante, la confluencia de varios factores parecen iluminar el futuro de Cutral Co y Plaza Huincul, localidades hundidas en la oscuridad de la pobreza por muchos años. Para enumerar factores deberíamos comenzar por la cesión del yacimiento El Mangrullo, que permitió la instalación de empresas en el parque industrial de Plaza Huincul. No hay que obviar numerosos emprendimientos fallidos como la estación de servicio Rhasa, la refinería Renesa (recién recuperada por Petrolera Argentina), Mosaicos Cutral Co o Pehuen Fund.

Pero en aquel proceso liderado por el ahora fallecido intendente de Plaza Huincul, Alberto "Tucho" Pérez, se entregaron créditos a empresas foráneas que, lejos del imaginario popular, no vinieron para llevarse la plata sino que hace años están instaladas, dan trabajo y realizan inversiones. Podríamos mencionar Neuform y Petrolera Argentina, pero además habría que sumar a EET, que no recibió créditos por instalarse en el parque industrial.

El polo tecnológico avanza, no sin tropiezos relacionados con internas políticas. Ese avance todavía no se ve en edificios y producción de nuevos conocimientos pero no hay dudas que llegará el momento porque la idea cuenta con el apoyo de la población, que ya estaba descreída de la aparición de grandes ideas.

No hay que olvidar el acueducto Los Barreales, porque a pesar de que fue un proyecto faraónico mal ideado y peor desarrollado, todavía tiene posibilidades de cambiar el destino de la zona, por ahora, petrolera.

Durante la semana próxima es posible que las noticias se tiñan del color negro de las cubiertas prendidas. Habrá discusiones respecto del precio del pan dulce y la necesidad de que todos tengan recursos para pasar unas Fiestas en paz. Habrá gritos, enojos y, ojalá que no, también violencia. Será en la ruta o frente a los municipios. Esos días no habrá que olvidarse que hay otro futuro, que Cutral Co y Plaza Huincul están lejos de desaparecer, que se fortalecen cada día. Aunque carguen con el peso de haber cortado la ruta por primera vez.

Comentá la nota