Pese a la crisis, algunos sectores económicos atraen a inversores

La forestación, el agro, la minería y el turismo captan capitales que miran a largo plazo
Empresarios de cuatro sectores clave para el crecimiento del país creen que es posible mantener sus inversiones, pero aguardan que repunte la demanda global y que se modere la incertidumbre generada por las elecciones legislativas para aumentar su apuesta de largo plazo, con un pedido expreso de reglas de juego estables en el caso del agro.

Forestación, minería, turismo y, con grandes vaivenes, los agronegocios siguen posicionados entre los rubros más atractivos del modelo económico que comenzó tras el fin de la convertibilidad, según ejecutivos, analistas y funcionarios consultados por LA NACION. Todos aclararon que hasta ahora el blanqueo de capitales impulsado por el Gobierno no generó mayor ingreso de capitales en sus respectivos sectores.

De los cuatro rubros, por la baja en el precio de las materias primas, la sequía y el enfrentamiento con el Gobierno, el agro presenta la mayor incertidumbre, aunque el CEO de la firma Los Grobo Agropecuaria, Alejandro Stengel, no pierde las esperanzas. Por el momento, Stengel no percibe más inversiones "debido a las fuertes pérdidas que está sufriendo el productor y la incertidumbre causada por factores climáticos y políticos". Sin embargo, destacó que hay "una demanda global creciente de alimentos que el país está en excelente posición de satisfacer" si se dieran las condiciones apropiadas. De esos requisitos sobresalen dos: "Mayor vinculación del mercado local con el internacional y que se asegure el acceso de nuestra población a los alimentos".

El director general de Cresud, Alejandro Bartolomé, afirmó que en el negocio de la transformación de la tierra que manejan "hay muchas oportunidades en soja, maíz, trigo, girasol y lechería". A la espera de una posible baja en torno del 20% en los valores de los campos, Cresud cree que el interés privado aumentará con "mayor certidumbre de reglas de juego, más que de precios".

En tanto, dos sectores muy ligados a la actividad global, como el turismo y la forestación, también pretenden levantar cabeza. El presidente de la Cámara Argentina de Turismo, Juan Mirenna, dijo que "las inversiones ya empezadas se mantienen y las nuevas esperan por la situación mundial y el momento político local".

Perjudicados por la crisis en Europa y Estados Unidos, los empresarios del sector buscan reemplazar a esos turistas con otros de los países vecinos que han sufrido menos y miran con buenos ojos la devaluación del peso. Por esa razón, el secretario de Turismo, Enrique Meyer, dijo que, "superada la primera etapa de la crisis, se recuperará el flujo receptivo y volverán los niveles de actividad a los que estábamos acostumbrados".

Mayor cautela predomina en la actividad forestal, donde sin embargo se destaca -como en la minería y en el turismo- que el Gobierno no ha trabado el desarrollo de la actividad en estos años. Por la baja en las exportaciones, explicó Jorge Barros, de la Asociación Forestal Argentina, "la mayoría de las empresas bajaron su producción o ajustaron personal, en un marco en el que las empresas grandes pueden trabajar con costos menores, pero las chicas no". Barros señaló que, aunque Estados Unidos -principal destino de la madera argentina- levante cabeza en el segundo semestre, la construcción en ese país tardará bastante tiempo más en recuperarse.

La renovación de la ley de promoción para el sector forestal hasta 2019 garantiza una tranquilidad envidiable para otros sectores. En ese sentido, el secretario de Minería, Jorge Mayoral, dijo que la implantación de las retenciones a la exportación no afectó el entusiasmo de los inversores en ese sector, aunque admitió que hay un esfuerzo para sumar inversores de Rusia, China y la India, luego del fuerte aporte desde Canadá. El presidente de la Cámara de Empresarios Mineros, Manuel Benítez, expresó que "luego de la etapa de exploración y explotación de sus recursos, ahora viene el momento de industrializar y brindar valor agregado".

Pero este paso adelante no será sencillo. El abogado Gustavo Garrido, especialista en fusiones y adquisiciones, afirma que "aún hay poco interés por parte de grupos inversores, más allá del oportunismo de algunos inversores individuales".

Para que se cambie este ambiente, según el economista Jorge Todesca, "primero hay que esperar que mejore el ciclo externo, porque hay exceso de capacidad en todo el mundo y problemas locales". Pese a esas dificultades, desde el Ministerio de Producción, que dirige Débora Giorgi, apuestan a consolidar estos sectores, y la presidenta de la Agencia Nacional de Desarrollo de Inversiones ProsperAr, Beatriz Nofal, dijo que "las previsiones para la región y para la Argentina en particular son moderadas y aún inciertas, pero este año el país será el segundo destino para las inversiones privadas, detrás de Brasil".

Comentá la nota