Pese a la crisis, 2009 será el tercer mejor año de la historia para la industria automotriz local

En octubre se volvieron a fabricar más de 16.000 unidades. En lo que va del año, se superaron las 115.000, transformando al corriente ejercicio en el mejor de la década. La proyección indica que el cierre será sólo menor que los de los años 1997 y 1998.
Las tres plantas automotrices que operan en la actualidad en la provincia de Córdoba están volviendo a posicionar fuertemente a la jurisdicción mediterránea en el mapa industrial, tanto nacional como internacional. Tanto es así, que el corriente ejercicio, a pesar de la crisis internacional que sacudió al sector en el primer semestre, apunta a convertirse en el tercer mejor año de la historia, en lo referido estrictamente a la producción local.

De acuerdo a las últimas cifras oficiales de la Asociación de Fábricas de Automotores de Argentina (Adefa), las terminales de Fiat, Renault e Iveco fabricaron en conjunto 16.140 unidades en octubre, casi un 30 por ciento por encima de los 12.448 automotores de un año atrás, y apenas un dos por ciento por debajo de setiembre, cuando por primera vez en años se había perforado la barrera de los 16.000 vehículos.

De este modo, en lo que va de 2009, los tres centros industriales han logrado alcanzar una producción acumulada de 115.193 unidades, lo que ya convierten al corriente ejercicio en el mejor de la década, porque en todo el período anterior la cifra había llegado a las 109.377 unidades. Es decir, que en diez meses, la producción ya supera por un cinco por ciento a los doce meses de 2008.

En este contexto, los más de 115.000 vehículos ensamblados en el año arrojan un promedio mensual cercano a los 11.500 automotores. Así, a falta de dos meses para el cierre del año, se puede proyectar que la cifra final rondará, como mínimo, las 138.000 unidades, que es el tercer mejor guarismo de la historia, sólo por detrás de los años 1997 y 1998 cuando, siempre según Adefa, salieron de Córdoba 181.343 y 190.621 unidades, respectivamente. Este número final podría ser incluso mayor si se tiene en cuenta que la media de vehículos fabricados desde junio en adelante se aproxima a los 15.000 vehículos por mes.

La situación del distrito mediterráneo contrastaría así con la del conjunto de las fábricas que operan en la Argentina, que hasta octubre produjeron 403.279 vehículos, lo que arroja una proyección de 480.000 para el cierre del año. Si bien esta cifra también sería la tercera mejor de la historia, significa un fuerte retroceso frente a las casi 600 mil de 2008 y a las 544.647 de 2007, que fueron, a nivel nacional, los mejores de la historia.

En otras palabras, mientras en el país la producción terminará cayendo un 19 por ciento, en Córdoba, ascenderá un 26 por ciento. O, en términos reales, mientras la Argentina en conjunto perderá más de 100 mil vehículos, la provincia ganará unos 30 mil.

Brasil, el motor de empuje

A la hora de buscar los motivos que explican esta buen desempeño de la industria automotriz local, debe remarcarse que el principal motor de esta fuerte expansión fue la recuperación del mercado automotor brasileño, gracias a los planes de incentivos fiscales lanzados por la administración de Luis Inácio Lula Da Silva que permitieron esquivar la crisis. De hecho, según un reciente informe del Ieral de Fundación Mediterránea, mientras en Argentina los patentamientos están 19 por ciento por debajo de un año atrás, en Brasil llevan siete meses consecutivos de suba.

Este viento de cola fue la mejor noticia que pudieron recibir las fábricas de autos cordobesas, que destinan el grueso de su producción a dicha nación. Fundamentalmente, fue Fiat, líder absoluto en el vecino país, la más beneficiada. Es por esa razón que ya lleva cuatro meses consecutivos con un promedio superior a las ocho mil unidades mensuales (8.600 en octubre), y en el acumulado anual muestra más de 62 mil automóviles, con una proyección que supera los 75.000, cifra cercana a los 90.000 que llegó a producir en la década de los ’90.

En la misma línea, aunque en menor medida, Renault también se vio beneficiada por la recuperación brasileña. La mejor noticia llegó el último mes, cuando fabricó 7.376 vehículos, el mayor guarismo del año. Asimismo, fue la primera vez en 2009 que tuvo una variación positiva, del 1,70 por ciento, frente a las 7.253 unidades de octubre del año pasado.

El lado oscuro en este contexto es la situación de la firma Iveco, que sólo atina a mirar cómo sus vecinos crecen mientras ella permanece estancada. En octubre fabricó sólo 164 camiones, una cifra menor que la de los tres meses anteriores y en el año sólo lleva 1.212 unidades, el guarismo más bajo de los últimos cinco años. Esto es así porque los planes de incentivo del gobierno brasileño excluyen a los camiones fabricados fuera de dicho país, mientras que en Argentina por ahora sólo existe una promesa de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner de elaborar un plan para reactivar las ventas, del que aún no se conoce ningún tipo de avance.

Comentá la nota