Pese a los controles, la Villa 31 sigue creciendo en altura

Pese a los controles, la Villa 31 sigue creciendo en altura
Hay ya 72 edificios de cinco pisos y preocupa el peligro de derrumbes. Los materiales entran en camiones por la noche, cuando se van los inspectores y la Policía. Fueron captados por cámaras de seguridad. Hay una denuncia judicial
Tras la detención en el ingreso de materiales debido a los controles impuestos en el mes de enero, otra vez entran a la Villa 31 camiones con ladrillos para la construcción. En esta oportunidad y para evitar a los inspectores y a la Policía, los viajes se hacen de noche o en la madrugada.

Los controles luego de los cruces de enero, entre Ciudad y Nación fueron efectivos y hubo escasas obras en marcha y el ingreso de materiales quedó totalmente relegado a un trabajo hormiga. Hubo gente que comenzó a cobrar para entrar bolsas de materiales con los carros o carretillas que usan los cartoneros.

Con el tiempo los controles fueron menos estrictos y por la noche hasta desaparecen. Para mejorar el control nocturno, el Gobierno instaló tres cámaras que permiten ver 360 grados en puntos claves. Las imágenes son observadas las 24 horas en el nuevo Centro de Monitoreo, ubicado en el sexto piso del Ministerio de Justicia y Seguridad porteño.

Estos, en pocos días, registraron varios camiones ingresando materiales. Los casos fueron denunciados en el juzgado Contencioso Administrativo Federal Nº 9, el mismo que había ordenado frenar las construcciones en altura hace casi un año.

Además, el Ministerio de Espacio Público actualizó un relevamiento de las construcciones y se confirmó que 72 edificios llegaron a los cinco pisos. Sin embargo, se avanzó poco con el plan para demoler 50 construcciones que presentan peligro de derrumbe, pese a que todos los organismos que participaron de las pericias coinciden que la situación sigue siendo muy riesgosa segúninforma el diario Clarín.

En los próximos días, el Gobierno porteño sólo derrumbará el corralón que funcionaba hasta hace pocos meses en la entrada de las calles 8 y 5.

Comentá la nota