Pese a las altas temperaturas de este verano, cayó la demanda de energía

Pese a las altas temperaturas de este verano, cayó la demanda de energía
La retracción en la actividad económica se hizo notar especialmente en enero cuando menos apretó el calor.
En sintonía con el menor ritmo de crecimiento de los últimos años, durante el verano la demanda de energía eléctrica en Mendoza cayó un 0,36% respecto a la temporada anterior, según los datos de Distrocuyo. A pesar de las altas temperaturas de febrero la retracción en la actividad económica se hizo notar, y el balance de los meses de más calor cerró con menor demanda eléctrica, rompiendo así con la tendencia alcista de los años anteriores.

El pulso económico alicaído le marcó el ritmo al consumo eléctrico durante este verano. Concretamente, según los datos aportados por la empresa transportista Distrocuyo, en diciembre la demanda alcanzó los 459 gigavatios hora (GWh) implicando una baja del 4,18 por ciento si se lo compara con el mismo mes de 2007, mientras que en enero el consumo rozó los 463 GWh representando una desaceleración anual del 2,53%.

A diferencia de lo que ocurrió en estos dos meses, en febrero, las altas temperaturas medias ocurridas durante ese mes provocaron un mayor uso de aires acondicionados como así también del riego agrícola, alcanzando una marca de consumo para el mes que ascendió a 448 GWh y que incrementó la demanda un 6,41% en un año.

Demanda de luz

Lo cierto es que el balance para el verano en materia de demanda de luz en Mendoza da una baja del 0,36% en términos interanuales. Panorama que está en correlación con la tendencia decreciente que venía registrando el consumo en los tres últimos años: en el 2006 la demanda alcanzó el +6,5% anual, en el 2007 el +2,7%; y en el cierre del 2008 el +1,7%, según datos del Ente Provincial Regulador Eléctrico (EPRE).

Durante el 2008, según los registros del EPRE, la demanda eléctrica hogareña (representa el 25% del total de la energía facturada) se incrementó un 7,1% respecto al 2008; la de los pequeños comercios e industrias aumentó un 4,5% (son el 7,9%); la de los usuarios de riego agrícola, altamente dependiente de la característica hidrológica de cada período, se redujo en un 2,3% (son el 8,4%), y la del consumo de los medianos y grandes comercios e industrias se retrajo un 1,3% (son el 54,6%).

Todo indica que la demanda en el verano no difirió mucho de esta tendencia para los industriales y comercios como para los residenciales.

A propósito, un vocero de la Cooperativa Eléctrica de Godoy Cruz, distribuidora cuyos clientes son principalmente residenciales, señaló que "por el calor que llevó a utilizar con más intensidad el uso de la refrigeración, en enero la demanda fue un 1,09% mayor respecto al mismo mes de 2008, mientras que en febrero el consumo fue un 9,47% superior (por las temperaturas mayores que lo normal)".

Durante este verano no ha colapsado el sistema a pesar de que el 17 de febrero se produjo un récord de consumo que superó al anterior (19 de diciembre de 2007) en un 2,7%.

En este sentido, Neme, señaló: "El sistema de alta tensión ha funcionado con normalidad en la provincia aunque con potencias cercanas a los límites máximos". En sintonía, un representante de la Cooperativa de Godoy Cruz, dijo que "no hemos tenido problemas ni tampoco cortes, sin embargo en muchas situaciones hemos llegado al límite".

Problema estructural

El desaceleramiento en la demanda de energía implica una menor exigencia temporaria de infraestructura eléctrica pero no resuelve el problema estructural del sistema. A propósito, el gerente de Distrocuyo acotó que "las instalaciones volverán a ser exigidas en demasía en cuanto se recupere la actividad".

Por lo tanto, "la crisis económica no resuelve la crisis energética, solo la atenúa temporalmente. Los problemas permanecerán hasta tanto se realicen las ampliaciones necesarias para cubrir la demanda con los márgenes de redundancia y holgura adecuados", agregó.

Comentá la nota