Los pescadores artesanales trabajan con la Provincia en la reconversión de la flota

La iniciativa prevé que las tradicionales "lanchas amarillas" se transformen en barcos con artes de pesca más modernas y mayor autonomía. Según Luis Ignoto es necesario que se modifiquen los permisos de pesca.
La Sociedad de Patrones Pescadores de Mar del Plata elevó a la provincia de Buenos Aires un proyecto cuyo objetivo es reconvertir a las tradicionales "lanchas amarillas" de Mar del Plata en una flota de embarcaciones más modernas y con mayor autonomía.

Así lo confirmó a LA CAPITAL el presidente de la entidad marplatense, Luis Ignoto, minutos antes de la misa celebrada en la parroquia "La Sagrada Familia" como parte de las actividades de la XXVIII Fiesta Nacional de los Pescadores -ver aparte-.

Como se recordará, la difícil situación por la que atraviesan las populares "lanchas amarillas" de Mar del Plata fue hecha pública por el propio Ignoto el día de la inauguración de la fiesta, cuando advirtió que la flota corría "el riesgo de desaparecer".

En diálogo con LA CAPITAL, Ignoto explicó ayer que como respuesta a dicho planteo fue convocado a una reunión en La Plata de la que participaron el ministro de Asuntos Agrarios de la Provincia, Ariel Franetovich, el director provincial de Pesca, Juan Domingo Novero, y el secretario de la Producción de Mar del Plata, quien además es representante de Buenos Aires ante el Consejo Federal Pesquero, Horacio Tetamanti.

"Lo que hicimos fue presentarles formalmente el proyecto que ya habíamos adelantado en borrador y que consiste en reconvertir la flota para que pueda seguir siendo sustentable en el nuevo contexto nacional e internacional" resumió Ignoto.

El dirigente explicó que para poder lograr dicho objetivo se necesita el apoyo "político y económico" de los gobiernos provincial y nacional. "Ya presentamos el proyecto ante el equipo de (el gobernador, Daniel) Scioli -dijo-. El próximo paso es llegar a la Nación".

En cuanto a la recepción que la propuesta tuvo entre los funcionarios provinciales, Ignoto afirmó que "se mostraron bien predispuestos y con buena voluntad para solucionar el problema, aunque obviamente ahora necesitamos que eso se plasme en medidas concretas".

El conflicto

Según Ignoto, para lograr la conversión de la flota se necesitan dos aportes fundamentales: uno de tipo administrativo, que consiste en la modificación de los permisos de pesca, y otro de índole económica.

El dirigente especificó que el conflicto "viene de larga data", pero tuvo su detonante en 2008, tras la puesta en marcha por parte de la Comunidad Económica Europea -CEE- de un plan para desalentar la pesca ilegal y no declarada en el mundo.

En ese marco se sancionaron los reglamentos 1010 y 1005 que implican, entre otras cosas, que en esos mercados no se acepta mercadería que no cuente con un certificado de captura legal.

"El problema -dijo Ignoto- es que a nosotros no nos consideran pescadores artesanales, lo cual fue de cierta manera avalado por Argentina al firmar un acuerdo con la Comunidad Económica Europea, aun cuando es contradictorio con la posición que a nivel interno adoptan la Nación y la Provincia".

Por otra parte, Ignoto aclaró que la reconversión de las lanchas no sólo es necesaria por las exigencias de la CEE sino también por la realidad operativa. "Las embarcaciones mayores forman un paredón que no permite que el recurso llegue a las lanchas", describió, para luego sintetizar: "Es indudable que necesitamos cambiar nuestra estrategia de pesca".

Los pedidos

Ante este panorama, Ignoto aclaró que "nosotros sabemos que hoy estamos en la precariedad y estamos dispuestos a aggiornarnos, pero para ello deben ayudarnos y no pretender que lo hagamos de la noche a la mañana".

A su criterio, el primero paso que debe darse es la modificación de los permisos. "Una vez logrado eso -continuó- cada armador decidirá si va a utilizar un barco más competitivo o se va a quedar con su lancha. Y quienes opten por el cambio necesitarán una ayuda económica dado que no es un proceso sencillo".

En este sentido, Ignoto aclaró que hay varios caminos para disponer de esos fondos. En primer lugar explicó que el propio plan de la CEE preveía fondos no retornables para "mitigar los efectos colaterales" que la disposición podría traer aparejados en terceros países.

"Habría que ver si esos fondos siguen disponibles y qué hay que hacer para obtenerlos" sugirió. No obstante consideró que "también habría que buscar otras opciones, como podrían ser líneas del Banco Mundial o del Banco de la Provincia de Buenos Aires".

"En todos los casos es imprescindible contar con el apoyo de la Nación y por eso nuestro próximo paso va a ser presentar el proyecto, ampliado, a funcionarios nacionales" concluyó.

Comentá la nota