Pesca: inminente aplicación del nuevo sistema de cuotificación

Avanzan las negociaciones para la puesta en marcha de diferentes medidas tendientes a "ordenar", hacer más "transparente" y "previsible" la actividad pesquera. Buscan una política a mediano plazo, con más controles y con mejoras.
El subsecretario de Pesca, Norberto Yahuar, estuvo ayer en Mar del Plata manteniendo una serie de reuniones con los representantes de los diversos sectores vinculados a la actividad pesquera de la ciudad.

Estuvo acompañado por el ministro de Asuntos Agrarios de la provincia de Buenos Aires, Ariel Franetovich, el representante de la provincia de Buenos Aires en el Consejo Federal Pesquero, Francisco Romano, el director de Pesca Juan Novero y el secretario de la Producción de la comuna, Horacio Tetamantti, entre otros funcionarios locales.

Todas las cámaras y gremios tuvieron la chance de hablar con Yahuar en esta instancia final antes de la implementación del sistema de cuotificación, que se estima comenzará a aplicarse en un plazo de un mes.

"Estamos en presencia de una actividad que ha tenido determinado descalabro durante algún tiempo y hay que ordenarlo. Este proceso de ordenamiento genera tranquilidad porque se va a hacer cuotificación por 15 años, pero también algún tipo de suspicacia en alguno que puede llegar a querer sacar un poquitito más de lo que tiene" sostuvo el funcionario, quien destacó que "un sector ordenado va a tener un costo adicional importante".

Enfatizando la decisión política de poner en práctica controles sobre la actividad, que tiendan a una mejora desde lo administrativo y desde el cuidado del recurso, Yahuar aseguró que "estamos hablando de un recurso que es del Estado. Se va a dar una concesión por 15 años pero se van a tener que cumplir algunas cuestiones de fondo con presentaciones ante AFIP, Anses, va a haber 24 meses para rediscutir los convenios colectivos de trabajo. Intentamos garantizar que no genere desempleo, todo lo contrario, que genere mejor calidad de empleo, justamente porque el empresariado va a poder hacer más inversiones en función de que va a tener un activo adicional en sus cuentas y tiene que ir a favor del mejoramiento de las fuentes de trabajo". Y en ese sentido aseguró que "no vamos a aceptar que se cierren puestos de empleo en nombre de la cuotificación" advirtiendo que "si eso pasa esa persona o empresa va a quedar por fuera de la cuotificación".

Esta concesión del recurso pesquero por 15 años se va a realizar desde el Consejo Federal Pesquero (CFP). Para eso "le estamos devolviendo el poder. Estamos saliendo de la emergencia administrativa, no de la biológica, que va a seguir hasta que lleguemos a las 400 mil toneladas como cuota máxima permisible de captura".

En esta reorganización para aplicar el sistema "hemos tratado de preservar que los volúmenes de descarga que tienen los distintos puertos del país". Además, en el caso de pretenderse transferencias de cuotas "tendrá que ser aprobado por el CFP y con una mayoría especial de 2 tercios". De esta forma esa transferencia ya no la podrá hacer el funcionario del área de pesca de la nación. "Eso no puede estar en manos de un funcionario, cuando se trata de un recurso que es de 44 millones de argentinos", aseveró.

En referencia a quienes están en desacuerdo con esta cuotificación, por considerarla una "privatización", Yahuar sostuvo que "es lo mismo que tienen hoy, pero hoy lo tienen por un año". "Pretendemos que en el marco de la política que tenemos de cuidado del ecosistema del recurso, también podamos agregar la transformación de la flota", indicó.

Cuestiones técnicas

Además de la decisión política de "ordenar", hacer "más transparente" y "previsible" la actividad pesquera, está la necesidad técnica de adaptarse a las exigencias de la Comunidad Económica Europea, que "exigirá la trazabilidad de los recursos marítimos desde el 1 de enero de 2010".

"No sólo tenemos que enviar los datos de lo que estamos enviando sino de cuánto se vende en el mercado interno para que no exista pesca ilegal no declarada", aseveró.

Asimismo habrá observadores de a bordo y cámaras en cada uno de los barcos, que se sumarán al sistema de seguimiento satelital para tener un control mayor de la actividad en alta mar.

Las cámaras comenzarán a probarse en los próximos días en un barco fresquero de altura de la empresa Alpesca y el funcionario espera que puedan implementarse para todos durante el segundo semestre del año próximo.

"Nos van a dar imágenes de toda la cubierta, partes laterales y popa del barco y una en la boca del foso donde vamos a estar evaluando no sólo el volumen que trae el chorizo de la red sino la malla, tamaño de red que se está utilizando, tipo de pescado, etc.", describió señalando que "con un GPS que la va a estar ubicado con el parte de pesca electrónico y el monitoreo satelital que tenemos, son tres informaciones para cruzar".

Sostuvo además que el sistema de cámaras va a ayudar a que los observadores puedan realizar sus tareas sin amenazas, como muchas veces han denunciado.

"La cámara viene con sistema inviolable. La información se levanta con un pen drive para la empresa y otro para la Subsecretaría. Si la cámara deja de funcionar da una señal y cuando deja de funcionar el barco debe volver a puerto. Igual que cuando deja de funcionar el Mompesat", aseguró. Y finalizó enfatizando que "si se rompe la cámara también tiene que volver a puerto o lo vamos a buscar con algún barco de Prefectura".

"Hay que hacer un esfuerzo para lograr el mayor consenso posible"

El ministro de Asuntos Agrarios de la provincia de Buenos Aires, Ariel Franetovich, participó de las reuniones con todos los sectores representativos de la pesca local, con el doble objetivo de "escuchar todas las posiciones", por mandato directo del gobernador Daniel Scioli y a la vez, seguir la implementación de las medidas de ordenamiento de la actividad que se está haciendo a nivel nacional, como parte interesada y de forma de "dentro del marco de nuestra competencia, lograr una política pesquera mucho más clara para la provincia de Buenos Aires".

El ex intendente de Chivilcoy reconoció que es muy difícil "alcanzar un consenso absoluto, por la diversidad de intereses", en cuanto a la inminente aplicación de la cuotificación, pero apuesta a que "hay que hacer un esfuerzo para lograr el mayor consenso posible".

Según indicó la medida "le da previsibilidad al sector" sostuvo reconociendo que la norma, de más de 10 años de antigüedad, se ha "flexibilizado" y "se fueron agregando límites y obstáculos a la transferencia" de cupos entre grupos empresarios.

"Queremos privilegiar y defender el desarrollo y la mano de obra local. En cuanto a eso tenemos mucho que hacer", aseveró el funcionario provincial, quién apuntó también a la importancia de contar con la participación de las autoridades locales en la definición de las políticas teniendo en cuenta que "el 90% de la actividad pesquera de la provincia se da en Mar del Plata".

Comentá la nota