La pesca extranjera en la milla 201 complica el acceso a los mercados

Los principales mercados en los que Argentina coloca su producción de calamar están siendo provistos por la flota extranjera que acecha en la milla 201. La cámara de poteros advierte que se trata de una competencia que podría ser "fatal" para el sector.
Mientras la flota potera argentina continúa amarrada a los puertos nacionales atravesando el período de veda y con serias dificultades económicas, decenas de embarcaciones extranjeras vienen pescando toneladas de calamar en la milla 201, en el límite de la Zona Económica Exclusiva. Y esas capturas ya están siendo colocadas en distintos mercados, por lo que se prevé que en el actual contexto de recesión y de crisis económica mundial, a las empresas argentinas les resultará muy complicado comercializar su producción en el transcurso de este año. "Clientes de distintos países con los que ya teníamos acordadas ventas nos comunican que ya adquirieron calamar a precios más bajos y, ese producto es el que justamente barcos extranjeros se están llevando de nuestro límite jurisdiccional", le explicó a LA CAPITAL el empresario potero Guillermo De los Santos, vicepresidente de la Cámara de Armadores Poteros de la Argentina (Capa).

En el sector existe en esta ocasión gran inquietud por las toneladas de calamar que, de manera anticipada, están extrayendo las embarcaciones de bandera extranjera. Se trata de un fenómeno habitual que, en esta oportunidad, podría provocar la "quiebra del sector potero" nacional dijo De los Santos. Según datos oficiales, en 2008 fueron capturadas 622.625 toneladas de calamar en el Atlántico Sur, de las cuales 264 mil fueron obtenidas fuera de la Zona Económica Exclusiva.

Es decir que prácticamente el 42% del recurso quedó en manos de unos 300 buques de bandera extranjera que operan en el área adyacente, fundamentalmente de países asiáticos, que lo hacen sin permiso alguno y sin control. El año pasado este hecho provocó serios inconvenientes para que las empresas nacionales pudieran colocar su propia producción en mercados que ya estaban abarrotados; algo que se está repitiendo en esta ocasión, con el agravante de que la recesión internacional está haciendo caer la demanda y los precios de manera significativa.

Así como capturan calamar, los barcos que operan en la milla 201 -y que a veces ingresan ilegalmente al Mar Argentino- suelen llenar sus bodegas con pescados con escamas. La producción obtenida de este modo suele ingresar a distintos mercados sin los aranceles que pagan las empresas argentinas, lo que crea un marco de competencia sumamente desfavorable para la industria pesquera local. "Este es un tema que hemos planteado ante Cancillería y que recientemente conversamos con el Subsecretario de Pesca, Norberto Yahuar", señaló De los Santos.

Según explicó, una de las medidas que podrían ser adoptadas al respecto, sería la aplicación, fuera de las aguas jurisdiccionales, de las mismas normas que deben respetarse en el Mar Argentino, que entre otras cosas, establecen vedas y límites sobre el número de buques poteros.

El empresario sostuvo que la presencia descontrolada de estas embarcaciones en la milla 201 es algo "fatal" para un sector que desde hace tiempo viene arrastrando serios inconvenientes. "El gobierno dio algunas ayudas -como poner a disposición prefinanciación para exportaciones, restituir reintegros- pero son escasas para afrontar el grave problema de la pesca", aseguró.

Por otra parte, la Cámara de Poteros coincide con las quejas que, desde otras entidades empresariales, se vienen realizando desde hace años por el hecho de que se les preste servicios de reparación a los buques extranjeros en puertos argentinos, en especial en el de Mar del Plata. Varias de estas embarcaciones pidieron ingresar al país para hacer refacciones, facilitando su presencia en la región y reduciendo sus costos operativos. Y, en algunos casos, hasta fueron recibidos buques de empresas que operan con permisos en Malvinas, considerados ilegales por el Estado argentino. Para las empresas pesqueras argentinas no deberían otorgarse estas facilidades por una cuestión de principios, así como por evidentes razones de competencia económica y porque además, la llegada de estos buques congestionan aún más los muelles del puerto local.

Cambio de autoridades en la delegación local del Puerto

La Subsecretaría de Pesca y Acuicultura de la Nación, a cargo de Norberto Yauhar, designó a Juan Carlos Pita como responsable de la Delegación de la actual Dirección Nacional de Coordinación Pesquera en el puerto de Mar del Plata, quien reemplazará a Alejandro Daniel Moscato.

En los fundamentos de la medida se expresa que, “razones operativas ameritan modificaciones y readecuaciones en la organización y el funcionamiento interno de la Delegación”, según la Resolución Nº 26 firmada por el secretario de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos, Carlos Cheppi.

Comentá la nota