Pesatti: Estamos en la ruina por el estilo del gobierno provincial

"Río Negro llega a un nuevo endeudamiento no por causas que están la coyuntura actual sino como producto de un sostenido proceso en el que primó un estilo en la administración de las cuentas públicas que indefectiblemente termina resultando ruinoso -declaró el legislador Pedro Pesatti en relación a la ley que aprobó el jueves último la legislatura y a la que su bloque se opuso."
"En el mensaje de apertura de sesiones del 1 de marzo de 2005 el gobernador Saiz definió en cuatro líneas la clave de la que había que hacer y no hizo -explicó. Dijo en esa oportunidad que el superávit que estaban presentando las cuentas de la Provincia era un signo que sólo debía interpretarse desde la responsabilidad en el manejo de la cosa pública. Lamentablemente su administración hizo lo contrario, profundizando el desorden del Estado y marcando un récord que lo diferencia de todos los gobernadores que lo antecedieron: el ingreso de siete empleados públicos por día."

"Hoy tenemos, desde que Saiz está en el poder, alrededor de 12 mil empleados más en la provincia, pero ni un sólo signo de que esa política de incorporar siete personas por días al Estado mejore los servicios de salud, de seguridad, de educación o de justicia. Por el contrario, lo único que podemos observar es que éstos cada vez están mas deteriorados y que los ciudadanos, en vez de recibir mejores servicios, los pierden en calidad -enfatizó Pesatti."

"Por eso es falso de falsedad absoluta el argumento que el oficialismo utiliza como una suerte de comodín para explicar por qué estamos como estamos. La permanente apelación a que el régimen de coparticipación nacional es la madre de nuestros problemas es un mentira absoluta si con ello pretendemos explicar por qué hoy Río Negro vuelve a pedir plata prestada. ¿Quién podría garantizar -se preguntó el legislador de la oposición- que si Río Negro recibiese más dinero no estaría debiendo lo mismo o más? Por eso -agregó- la prueba contundente está en los dichos del doctor Saiz del primero de marzo de 2005 cuando dijo que el superávit había que manejarlo con responsabilidad. Si hubiera priorizado la aplicación de esos recursos a gastos productivos el escenario actual sería absolutamente distinto. Optó por mantener un esquema clientelar del empleo público que hoy castiga por igual a los agentes estatales y a quienes no lo son, pues estamos en un provincia donde la carrera estatal es ya una quimera y la biblia y el calefón se juntan en cada ministerio y dependencia del Estado -expresó finalmente el vicepresidente del Bloque Justicialista."

Comentá la nota